Viernes, 18 de Enero de 2008

Custo Barcelona mezcla lo urbano y lo chic sin perder nunca el ADN de la firma

EFE ·18/01/2008 - 13:04h

EFE - Una modelo lucen una combinacion del dieñador catalán Custo Dalmau, que ha presentado parte de lo que será su colección de otoño invierno 08-09, una muestra intrínsecamente osada gracias la combinación de colores, estampados y grafismos que reflejan el carácter de esta firma.

Custo Barcelona ha presentado parte de lo que será su colección de otoño invierno 08-09, una muestra intrínsecamente osada gracias la combinación de colores, estampados y grafismos que reflejan el carácter de esta firma, que ha sabido mezclar lo urbano y lo chic sin perder por ello su ADN.

El diseñador catalán Custo Dalmau ha desvelado, en el marco de la feria urbana Bread&Butter, una selección de lo que será el global de su colección de otoño-invierno, y que dentro de unas semanas mostrará, esta vez íntegramente, en Nueva York, ciudad donde la marca barcelonesa se ha convertido en una firma de referencia.

En la vertiente femenina, vestidos y blusas que mezclan seda con lana, abrigos de estructura piramidal con dibujos geométricos coronados por cuellos de piel, leggins casi omnipresentes, vestidos de seda con estampados -algunos de clara reminiscencia "sixty"- monos, alguna casaca y abrigos quimono, han formado parte de este adelanto de marcado sabor ecléctico.

Unas piezas además en las que ha primado sobre todo colores como el violeta, el añil, el azul, pero en la que dejado paso también al gris y a ciertas tonalidades cobrizas.

En cuanto al hombre Custo de esta temporada, también tiene un punto más chic, y de hecho la colección intenta favorecer el riesgo que corren algunos a la hora de enfrentarse a la moda, "que suele ser mucho menos evolutiva que la de la mujer", y así ha apostado por combinar líneas con estampados en pantalón y chaqueta, pero manteniendo siempre una cierta transición pacífica.

Según este creador, cada vez se nota por parte del consumidor masculino una mayor desinhibición, una pérdida de los prejuicios y un interés creciente del sector masculino por la moda menos convencional.

Custo Dalmau ha explicado a Efe que lo que se ha visto hoy en la pasarela instalada en la sala oval del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) es la parte "más comercial", es decir, la que más se ajusta al perfil del visitante del Bread&Butter, una feria de moda urbana, callejera para otros, nacida en Berlín, pero que ha encontrado en Barcelona su espacio mediático ideal.

"Hemos apostado por el 'custo' más básico y más reconocible, ése que tiene su ADN más claro en la fusión de color, el grafismo y los materiales, que es el concepto inicial con el que comenzamos hace 27 años y que es el 'custo' puro, el esencial", ha asegurado el diseñador.

El resto de las piezas de esta colección, con un lenguaje más de moda, con un carácter más sofisticado, pero también más osada y experimental, verán la luz en la ciudad de los rascacielos.

"Son diseños totalmente distintos lo que hemos visto aquí que lo que se verá en Nueva York, aunque puedan tener los elementos comunes, habituales en la firma", ha añadido Dalmau.