Archivo de Público
Miércoles, 29 de Junio de 2011

Oxígeno suplementario no reduce complicaciones de la cesárea

Reuters ·29/06/2011 - 18:44h

En las mujeres a las que se les administra oxígeno (O2) suplementario durante y después de un parto por cesárea no disminuye la tasa de infecciones de la herida o endometriosis.

En un nuevo estudio, los autores siguieron a las participantes durante un mes después del parto por cesárea. La morbilidad infecciosa, incluida la infección de la herida y la endometriosis, se registró en 25 de 297 mujeres (el 8,4 por ciento) tratadas con atención estandarizada y en 35 de 288 mujeres (el 12,2 por ciento) atendidas con O2 suplementario.

Esa diferencia entre los grupos no fue estadísticamente significativa, según el equipo de la doctora Christina M. Scifres, de la Escuela de Medicina de la Washington University en St. Louis, Missouri.

La muerte oxidativa de las bacterias mediada por neutrófilos depende de la producción de radicales superóxidos, lo que, a la vez, depende de la presión parcial del oxígeno en el tejido.

Dado que las heridas son hipóxicas por la alteración del suministro de O2 vascular, sería biológicamente posible que elevar la presión del oxígeno en la herida al aumentar el oxígeno inspirado pueda reducir el riesgo de sufrir de infecciones de la herida posquirúrgica.

Esta estrategia se probó en pacientes de cirugía general y ginecológica con distintos resultados.

Sin olvidar la suspensión de un estudio sobre embarazadas con parto por cesárea debido a su inutilidad, el equipo de Scifres realizó un ensayo aleatorio de O2 suplementario con 584 embarazadas con parto por cesárea.

Según publica American Journal of Obstetrics and Gynecology, las mujeres tratadas de manera habitual recibieron 2 litros de O2 por minuto por sonda nasal durante el parto únicamente, mientras que el otro grupo recibió 10 litros de O2 por minuto con una mascarilla que impide la reinspiración durante el parto y dos horas después del parto.

"Dado que no observamos un beneficio del O2 suplementario en la reducción de la morbilidad infecciosa posquirúrgica durante el estudio, o en un subgrupo, no recomendamos su uso para prevenir la morbilidad infecciosa después de la cesárea", concluyó el equipo.

"La decisión de administrar terapia con O2 en mujeres con parto por cesárea debería depender de las necesidades fisiológicas maternas o fetales", agregaron los autores.

FUENTE: American Journal of Obstetrics and Gynecology, online 20 de junio del 2011