Archivo de Público
Lunes, 27 de Junio de 2011

Francia debería pagar si alerta E.coli es errónea: legislador UE

Reuters ·27/06/2011 - 12:30h

Un representante británico en el parlamento europeo pidió a Francia que pague una compensación si una compañía de Reino Unido, vinculada por el Gobierno francés con una cepa de E.coli en Burdeos, resulta no ser la responsable del brote.

Siete personas seguían hospitalizadas el domingo, una de ellas una mujer de 78 años que se encuentra grave, tras ser infectadas con la bacteria de E.coli, de acuerdo a funcionarios de salud.

El Ministerio de Comercio francés dijo que Thompson & Morgan, con sede en Ipswich, podría estar detrás del brote y ordenó a las tiendas dejar de vender semillas de fenogreco, mostaza y rúcula de la firma mientras se realizan las pruebas.

El ministerio indicó que el vínculo entre los síntomas y las semillas compradas en el suburbio Begles de Burdeos no era definitivo.

La compañía dijo que no cree ser la responsable.

"Si los franceses se equivocaron difundiéndolo preventivamente en la esfera pública y el vínculo no es demostrado, entonces deben responsabilizarse por lo que podrían ser cientos de miles de libras de daños al mercado de vegetales y ensaladas desde el este de Inglaterra y Gran Bretaña", indicó el miembro del Parlamento Europeo Richard Howitt en una declaración publicada el domingo.

Las autoridades francesas dijeron que al menos seis de las personas hospitalizadas en Burdeos comieron vegetales vendidos en una feria local y que crecieron de semillas compradas en una tienda abastecida por Thompson & Morgan.

"Estas semillas podrían ser producidas en Italia, empacadas y vendidas desde Ipswich, y luego entregadas y vendidas en una feria escolar en una pequeña ciudad francesa cerca de Burdeos, por lo que está muy lejos de saberse cuando o si la E.coli ingresó a la cadena", indicó Howitt, cuya base electoral incluye a Ipswich.

Las autoridades alemanas fueron criticadas este año en su investigación sobre un letal brote de E.coli por culpar rápidamente a los pepinos españoles por la epidemia, unas declaraciones que retiraron posteriormente, pero sólo tras una caída en las ventas.

Al menos dos de las personas infectadas con E.coli en Burdeos tenían la misma cepa que se descubrió en Alemania, que causó cerca de 40 muertes.

Las autoridades de salud alemanas vincularon la epidemia allí con legumbres contaminadas de una granja orgánica vendidas a consumidores y restaurantes.