Jueves, 17 de Enero de 2008

Bread and Butter ampliará este verano espacio de exposición y se reestructurará

EFE ·17/01/2008 - 22:44h

EFE - Vista general del certamen Bread&Butter que ha abierto sus puertas en la Feria de Barcelona y que convierte la capital catalana en el gran escaparate de la moda urbana e informal de Europa.

El salón de moda urbana Bread & Butter ampliará su área de exhibición en la Fira de Barcelona este próximo verano ganando terreno en dirección a la Plaza España, y reestructurará su espacio para situar expositores al aire libre con el objetivo de continuar creciendo.

Este gran escaparate de la moda de Europa, que clausurará su edición de invierno mañana tras tres jornadas de actividad en la Fira de Barcelona, ha diseñado un plan de expansión que está todavía negociando con el ayuntamiento para crecer desde los 130.000 metros cuadrados actuales a 160.000, según ha confirmado hoy el presidente de BB, Karl-Heinz Muller.

El éxito de la feria, que en 2006 se celebraba en Barcelona y en Berlín y que desde 2007 ha optado por situar su sede única en la capital catalana, ha impulsado la necesidad de ampliar el espacio que ocupa.

En el primer día del salón, Bread & Butter registró ayer 33.000 visitantes, frente a los 31.000 del pasado mes de julio, lo que supone un crecimiento de más del 20%, y hace posible alcanzar la previsión final de los cien mil visitantes.

De hecho, el salón de este invierno, bautizado con el lema de "King Size", ya dispone de más metros cuadrados que el del pasado verano ya que se ha ganado, entre otros espacios, el pabellón seis de la feria y el pabellón Mies Van der Rhoe, además del Palacio Nacional, donde tuvo lugar la recepción de bienvenida.

Muller ha avanzado, en conferencia de prensa, que Bread & Butter ha acabado por decidirse a favor de "asentarse completamente" en Fira I -junto Plaza España-, descartando ocupar Fira II -en L'Hospitalet de Llobregat-, por lo que prevé, por ejemplo, adelantar la entrada al salón hasta situarla justo antes de las torres venecianas de la Plaza España para liberar espacio de la avenida María Cristina.

Tanto el máximo responsable del salón como el director de Fira de Barcelona, Agustí Cordon, han admitido que todavía están en conversaciones con el ayuntamiento para concretar este punto, aunque se han mostrados confiados en que se llegue a un acuerdo que, según ellos, no perjudicaría a los ciudadanos.

La avenida María Cristina acogerá en la feria de este verano, que llevará por nombre "New Order", el Lunapark y también dará cobijo a expositores de prendas especializadas en el ámbito del deporte.

Un total de 954 expositores, repartidos en 130.000 metros cuadrados, participan en esta feria, que ha llenado los apartamentos turísticos del centro de Barcelona y los hoteles de diseñadores, fabricantes, modistas, detallistas y proveedores del mundo de la moda.

Karl-Hein Muller ha adelantado también que Bread & Butter estudia junto al consistorio barcelonés la posibilidad de celebrar una especie de "festival de la moda" en la ciudad, fuera del recinto de la Fira, que tendría como objetivo "implicar" a los barceloneses en eventos relacionados con la moda urbana.