Archivo de Público
Jueves, 23 de Junio de 2011

Estudio asocia demora en atención tras infarto con la mortalidad

Reuters ·23/06/2011 - 17:27h

Por Frederik Joelving

Los hospitales que no realizan procedimientos para tratar un infarto demoran demasiado en derivar esos pacientes a centros qué si los realizan, señaló un estudio efectuado en Estados Unidos.

Un equipo halló que apenas uno de cada 10 pacientes con el tipo de infarto más grave era trasladado dentro de los 30 minutos recomendados.

Y esto influye en la evolución de los pacientes y hasta podría agravar los resultados, ya que tres cuartos de los hospitales de Estados Unidos no pueden realizar procedimientos de urgencia en esos casos.

"Los pacientes trasladados del hospital en menos de 30 minutos tuvieron una mortalidad mucho menor (la mitad que los que demoraron más)", dijo la autora principal del estudio, doctora Tracy Wang, cardióloga de la Escuela de Medicina de la Duke University, en Carolina del Norte.

"Deberíamos acelerar los esfuerzos para que los pacientes reciban la atención que necesitan", añadió la experta.

El equipo de Wang utilizó datos de unos 15.000 pacientes trasladados de 298 hospitales. Todos habían tenido un tipo de infarto llamado infarto de miocardio con elevación del ST, o STEMI, por sus siglas en inglés, que padecen unos 250.000 estadounidenses cada año, según la Asociación Estadounidense del Corazón.

El mejor tratamiento es la intervención coronaria percutánea (ICP), en la que los médicos eliminan las obstrucciones arteriales y colocan un stent, que es un tubo de malla pequeño que mantiene "abierta" la arteria.

Lo ideal es que la ICP se realice dentro de los 90 minutos de la llegada del paciente al primer hospital.

El estudio, publicado en Journal of the American Medical Association, reveló que se demoraba unos 68 minutos en trasladar a los pacientes a un hospital donde se realizaba la ICP.

Más de un tercio de los pacientes pasó por lo menos 90 minutos en el primer hospital, lo que indica que sería casi imposible recibir una ICP en el tiempo recomendado. Wang sostuvo que, en muchos de esos casos, lo mejor habría sido administrarles un anticoagulante en lugar de una ICP tardía.

En general, "los hospitales deberían poder trasladar a la gran mayoría de sus pacientes en 30 minutos". En ese tiempo, se les realiza un electrocardiograma para determinar si necesitan una ICP y los médicos llaman al hospital más próximo que realiza la intervención.

La mortalidad de los pacientes que pasaron más de media hora en el primer hospital fue el doble (del 6 por ciento) que la de los que salieron del primer hospital en 30 minutos o menos.

Mientras que eso no prueba que la demora cause esas muertes adicionales, la brecha no pudo explicarse por una mayor gravedad de la condición o la edad de esos pacientes.

"Hay que aceitar un poco las ruedas", dijo Wang, con, por ejemplo, una mejor comunicación entre los hospitales o la reducción de procedimientos innecesarios, como la repetición de electrocardiogramas.

FUENTE: Journal of the American Medical Association, online 21 de junio del 2011