Archivo de Público
Jueves, 23 de Junio de 2011

Dispositivo implantable de St Jude reduce las migrañas: estudio

Reuters ·23/06/2011 - 17:07h

Por Debra Sherman

Un dispositivo implantable de St. Jude Medical Inc redujo la cantidad de migrañas debilitantes en un estudio clínico, aunque los resultados no son lo suficientemente fuertes como para obtener aprobación de los reguladores de Estados Unidos, dijo el jueves la compañía.

St. Jude informó que aun no estaba claro cuándo el dispositivo obtendría autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por su sigla en inglés) para el tratamiento de la migraña crónica.

El dispositivo actualmente está disponible en Europa para tratar el dolor crónico. St. Jude fabrica además desfibriladores cardíacos implantables, válvulas cardíacas y otros productos médicos.

Un dolor de cabeza migrañoso es una condición debilitante que puede durar horas o días y para el cual hay pocos tratamientos. El año pasado, la FDA aprobó el medicamento inyectable Botox de Allergan -famoso como terapia antiarrugas- para tratar las migrañas.

El sistema de St. Jude es un enfoque diferente. Funciona emitiendo pequeños pulsos eléctricos desde el dispositivo implantable, similar a un marcapasos, a zonas debajo de la piel en la parte posterior de la cabeza. Los pulsos estimulan los nervios occipitales.

Resultados de un estudio con 157 pacientes, presentados en el Congreso Internacional de Dolor de Cabeza, en Berlín, mostraron una mejora estadísticamente significativa en la cantidad de días con dolor de cabeza por mes y en la calidad de vida.

Pero la FDA quiere ver tasas aun mayores de mejoras en la migraña de los pacientes a los que se implanta el dispositivo, comparados con los que integran el llamado grupo de control.

La investigación, financiada por St. Jude, siguió a pacientes que padecían en promedio 26 dolores de cabeza por mes. A los participantes se les implantó el neuroestimulador Genesis de la compañía y se los asignó al azar a un grupo activo o de control durante 12 semanas.

El grupo activo recibió estimulación inmediatamente, mientras que a los controles no se les aplicó la estimulación hasta después de las primeras 12 semanas. Luego de un año, el 66 por ciento de los pacientes informaron un alivio del dolor excelente o bueno, señaló St. Jude.

Los pacientes que recibieron estimulación informaron un 28 por ciento de reducción en el número de días con dolor de cabeza, o siete días menos con dolor por mes, comparado con el grupo placebo, que reportó una disminución del 4 por ciento, o un día menos de migraña al mes.

A las 12 semanas, el 53 por ciento de los pacientes en el grupo activo calificó su alivio como excelente o bueno, comparado con el 17 por ciento del grupo placebo.

Alrededor del 10 por ciento de los adultos de todo el mundo padecen migraña, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). La condición afecta a casi 28 millones de estadounidenses, o aproximadamente al 13 por ciento de la población, según la Fundación Nacional del Dolor de Cabeza.

"El mercado de la migraña crónica es una amplia área de necesidades clínicas insatisfechas, y St. Jude está bien posicionado para capturar una ventaja en esta nueva oportunidad de mercado, potencialmente importante", dijo el analista de JPMorgan Michael Weinstein en una nota de investigación.

El rival de St. Jude Medtronic Inc dijo que continúa explorando el uso de la tecnología de neuroestimulación para el tratamiento de los dolores de cabeza crónicos por migraña.