Archivo de Público
Miércoles, 22 de Junio de 2011

Morir por un traumatismo en la cabeza no es frecuente en atletas

Reuters ·22/06/2011 - 18:27h

Por Amy Norton

Muy pocos atletas jóvenes mueren por un golpe en la cabeza durante un juego y esas muertes podrían prevenirse.

Tras revisar los registros de muerte súbita de atletas estadounidenses menores de 21 años, un equipo halló que entre 1980 y el 2009 habían muerto nueve deportistas por año por un traumatismo en la cabeza o el cuello, aunque algunos habían fallecido por un impacto en el tórax o el abdomen.

La mayoría de los que murieron eran estudiantes secundarios; el fútbol es el deporte más riesgoso. De las 261 muertes por lesiones en atletas estudiantiles mayores de 30 años, el 57 por ciento había ocurrido en la cancha de fútbol, publica la revista Pediatrics.

Los resultados apuntan al llamado "síndrome del segundo impacto", indicó el doctor Barry J. Maron, de la Fundación del Instituto Cardíaco de Minneapolis. Se refiere a casos en los que una persona sufre un golpe en la cabeza mientras se está recuperando de un traumatismo previo.

Aquel segundo impacto suele tener consecuencias graves, como hemorragia en el cráneo, inflamación cerebral y muerte.

Entre las 148 muertes por golpes, el equipo de Maron halló que 17 habían sido de jugadores de fútbol de escuelas por el síndrome del segundo impacto.

"Hasta no hace mucho, esos traumatismos se consideraban inocentes. Muchas personas deben pensar que está bien sufrir un golpe y volver al campo de juego", dijo el experto.

El año último, la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) recomendó que los niños que sufren un traumatismo en la cabeza reciban el alta médica antes de volver a jugar.

Pero eso también quiere decir que los entrenadores, los padres y los niños deben conocer cuáles son los signos de ese traumatismo para poder reconocer el primero.

Esos síntomas son: dolor de cabeza, mareos, náuseas, zumbido en los oídos, fatiga y confusión, que pueden aparecer recién varias horas después del golpe.

Luego de un traumatismo, la AAP recomienda que el niño descanse física y mentalmente. Hacer los deberes escolares y otras tareas mentales, incluidos los videojuegos, pueden agravar los síntomas. Los deportistas también deben suspender la actividad física.

Aun así, Maron aclaró que estos resultados no deben alarmar a los padres.

En los últimos cinco años del estudio, se registró una sola muerte por un traumatismo por cada millón de atletas secundarios y universitarios, mientras que la tasa de muerte súbita por causas cardíacas (un problema poco frecuente también entre los deportistas) fue de 8 por millón.

Tomar consciencia del riesgo de muerte puede ayudar a reducir todavía más estos episodios, según el equipo, junto con mejoras en los equipos de protección o cambios de las reglas del juego.

En el estudio, la mortalidad por traumatismos se mantuvo estable: nueve muertes por año en los 30 años y nueve muertes por año entre el 2000 y el 2009.

En cambio, otro estudio reciente halló un aumento en la tasa de traumatismos en la cabeza para los atletas de escuelas secundarias de Estados Unidos.

En el 2008, según esa investigación, hubo cinco traumatismos por cada 10.000 veces que los estudiantes secundarios entraban a un campo de jugo. En 1997, la cifra era de 1 por cada 10.000.

El fútbol lideró la lista de causas, seguido del fútbol americano, el lacrosse y el baloncesto.

Se desconoce el motivo de ese aumento, pero los autores del estudio concluyeron que el mejor reconocimiento de los síntomas podía ser una explicación. El hecho de que los niños están creciendo, están teniendo más fuerza y velocidad podría ser otra.

FUENTE: Pediatrics, online 20 de junio del 2011