Archivo de Público
Miércoles, 22 de Junio de 2011

No es necesario determinar nivel vitamina D en embarazo: comité

Reuters ·22/06/2011 - 18:07h

Por Alison McCook

La mayoría de las embarazadas no debería realizarse el análisis para determinar la deficiencia de vitamina D ni tomar suplementos adicionales, según una declaración del Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG).

La vitamina D que produce el organismo materno permite la formación de los huesos y los dientes del bebé antes de nacer. El nutriente se forma en la piel, como respuesta a la luz solar y también la aportan algunos alimentos, además de estar agregada en otros, como la leche.

A las embarazadas no se les suelen hacer test para determinar los niveles de vitamina D, pero muchas preguntan si deberían hacerlo o tomar suplementos, explicó el doctor George Macones, presidente del comité de práctica obstétrica del ACOG. "Y, para la mayoría, la respuesta es no", agregó.

El equipo de Macones llegó a esa conclusión tras revisar pruebas disponibles sobre el valor de la pesquisa de bajos niveles de vitamina D en las embarazadas y no hallar beneficios para la madre o el bebé.

"Si no hay motivo para hacerla, se está gastando tiempo y dinero", dijo Macones.

Las únicas embarazadas que se beneficiarían con ese análisis de deficiencia de vitamina D en sangre son aquellas con alto riesgo de padecerla por alguna enfermedad u otros problemas.

En noviembre último, el Instituto de Medicina de Estados Unidos informó que la dosis más alta de vitamina D que pueden tomar las mujeres en el embarazo o durante la lactancia es de 4.000 unidades internacionales (UI) diarias.

Una embarazada promedio debería ingerir 600 UI diarias, según el instituto. La mayoría de las vitaminas prenatales contienen 400 UI, según el informe del ACOG.

Macones explicó que las mujeres pueden obtener dosis adicionales de la vitamina si se exponen a la luz solar y comen pescado o beben leche y jugos fortificados con vitamina D.

"No tengo objeción alguna si las mujeres optan por beber más leche o jugos fortificados", dijo. Y si una mujer le pregunta si puede tomar un suplemento con algo de vitamina D, dijo que "estaría de acuerdo". Pero aclaró: "No lo recomendaría como rutina".

Un estudio de Estados Unidos publicado el año último sugirió que las embarazadas deberían consumir mucha más vitamina D con suplementos (unas 4.000 UI diarias).

Una revisión publicada este año concluyó que muchas mujeres poseen bajos niveles de vitamina D en sangre al inicio del embarazo, pero se ignora si eso altera el desarrollo fetal o tiene otras consecuencias.

Hasta ahora, no existen resultados publicados de un estudio controlado randomizado sobre los efectos de la vitamina D en el embarazo. Ese tipo de estudio es el más confiable.

Por ahora, el comité del ACOG no recomienda la pesquisa de las embarazadas para determinar la deficiencia de la vitamina D ni el uso de suplementos, según publicará la revista Obstetrics & Gynecology.

La doctora Carol Wagner, de la Medical University of South Carolina, opinó que las conclusiones "coinciden con la información publicada".

Con su equipo, Wagner acaba de realizar un estudio controlado randomizado sobre 350 embarazadas tratadas con 400, 2.000 o 4.000 UI de vitamina D diarias.

Los resultados, que se publicaran en pocas semanas, revelaron que 4.000 UI fueron "la dosis óptima" para ayudarlas a producir la forma hormonal activa de la vitamina D, adelantó Wagner.

FUENTE: Obstetrics & Gynecology, julio del 2011