Jueves, 17 de Enero de 2008

Los efectos visuales del cine se hacen aquí

Dan un ‘Oscar' a tres españoles por un programa usado en películas de Hollywood

MIGUEL ÁNGEL CRIADO ·17/01/2008 - 21:15h

PATXOT - Ignacio Vargas y Víctor González -detrás- fundaron Next Limit en 1998.

La lava de las escenas finales de El Señor de los Anillos, la sangre derramada por los espartanos en 300, el agua derretida de Ice Age 2 El Deshielo o el chocolate de Charlie y la Fábrica de Chocolate tienen dos cosas en común: se trata de fluidos y todos fueron creados con el mismo programa informático de Next Limit , una empresa española. Sus creadores recibirán el 9 de febrero, en Hollywood, un Technical Achievement Award, los Oscar técnicos. Hacía casi 40 años que unos españoles no obtenían una de estas estatuillas.

Real Flow, el programa por el que han sido premiados, permite recrear en un ordenador cualquier fluido y simular su comportamiento. Como dice Víctor González, fundador de Next Limit junto a Ignacio Vargas, "permite a los artistas digitales crear agua de mentira". Pero no sólo agua. Su software puede recrear cualquier líquido o gas, y fenómenos como el fuego y el aire.

La base del software es algo tan serio como la mecánica de fluidos. No en vano, ambos son ingenieros y la mayor parte de su equipo de 30 personas está formado por físicos, matemáticos y programadores. Mediante complicados algoritmos matemáticos, Real Flow simuló el agua encabritada de la película Poseidón o el vinagre que consume una de las pistas claves en El Código Da Vinci.

El programa maneja parámetros como la presión, velocidad, aceleración, densidad y viscosidad del fluido para reproducir la manera real en la que el líquido se comporta.

Los directores huyen del agua

Víctor González recuerda que empezaron hace ya 10 años. Vargas y él, grandes aficionados a la ciencia-ficción, se fueron a Los Angeles (EEUU) con la primera versión de su programa. "No había nada en el mercado que simulara los líquidos", dice Vargas. De hecho, añade: "Los directores huían de las escenas con fluidos".

Aunque todavía se usan maquetas para muchas escenas de catástrofes, Real Flow ya es uno de los programas más usados por la industria del cine y de la publicidad para crear efectos especiales visuales.

Empresas como Disney, Pixar o Foundation Imaging usan el software de Next Limit. Entre la lista de películas realizadas en parte con Real Flow, aparecen otras conocidísimas como Matrix, Final Fantasy, X-Men 3 o Chicken Little.

En total, han vendido más de 7.000 licencias de uso del programa. De ellas, sólo el 7% lo fueron en España. "El cine español es el que es y no hay industria de efectos especiales", lamenta Vargas. En lo último que están trabajando, es en la simulación de sólido rígido y rotura frágil. De repetir el éxito, las maquetas tienen los días contados.