Jueves, 17 de Enero de 2008

Ahmadineyad advierte de una "violenta respuesta" si Irán es atacado por Israel

EFE ·17/01/2008 - 11:29h

EFE - El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, aseguró hoy que su país responderá de forma violenta ante un eventual ataque israelí contra su país, mientras restó importancia a las recientes advertencias del presidente de EEUU, George. W Bush, a Teherán.

Ahmadineyad, en una entrevista difundida esta noche por la televisión Al Yazira, también insistió en que el programa nuclear de Irán es "pacífico" y consideró que las sanciones internacionales contra la República Islámica "dañarán a quienes las impongan".

El gobernante iraní lanzó una de sus críticas más duras contra Israel, al que calificó como una "entidad sionista criminal, terrorista y hostil a la humanidad", y consideró, una vez más, que "está en camino hacia la desaparición".

"Esta entidad sionista no goza de suficiente valentía para atacar a la República Islámica, porque sabe que cualquier agresión (contra Irán) tendrá una respuesta violenta y flagrante (...) el pueblo iraní les hará arrepentirse", dijo Ahmadineyad.

Comentaba así las informaciones que circularon hoy sobre la prueba por Israel de un misil de largo alcance que puede llevar una "carga no convencional y que ha desatado especulaciones de que el Estado Hebreo se esté haciendo con un nuevo sistema defensivo antimisiles ante una posible amenaza iraní.

El mandatario iraní rechazó las advertencias israelíes respecto al programa nuclear de Irán, que Israel, EEUU y varias potencias europeas sospechan que tiene fines militares, y consideró que "esas amenazas" y las advertencias lanzadas por Bush durante su reciente gira por Oriente Medio "son para consumo local".

"Estas declaraciones no impedirán la inevitable caída de la entidad sionista (...) esta entidad ha perdido la filosofía de su existencia (...) ¿de dónde han venido estos?, ¿por qué ocuparon la tierra de Palestina?. Los pueblos de la zona no aceptan esta entidad criminal, que no será legalizada por las amenazas que lanza", dijo Ahmadineyad.

"Es un grupo de terroristas hostiles a la Humanidad y sus amenazas no le salvarán", recalcó.

Por otro lado, consideró "un fracaso" el viaje de Bush y opinó que no afectará al acercamiento de su país con sus vecinos árabes.

Bush, que terminó ayer en Egipto una gira que lo llevó a Israel, Cisjordania, Kuwait, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Arabia Saudí, acusó a Irán de apoyar al terrorismo, en alusión a los grupos palestinos Hamás y la Yihad Islámica y al libanés Hizbulá, de suministrar armas a milicias chiíes insurgentes en Irak, a los talibán en Afganistán y de amenazar a sus vecinos árabes.

"Estas declaraciones no nos causan ninguna preocupación (...) ellos (Bush y sus ayudantes) las necesitan para las elecciones en su país (...) los pueblos en nuestra región hacen caso omiso de ellas", dijo Ahmadineyad.

Al mismo tiempo, minimizó las criticas a la actuación económica de su Gobierno y aseguró que "los iraníes obtienen día a día avances en los ámbitos económico, científico, médico y tecnológico", cifrando en "7 por ciento el desarrollo económico en Irán el año pasado".

Por otro lado, consideró que las dos resoluciones adoptadas hasta ahora por el Consejo de Seguridad de la ONU contra Irán por sus actividades nucleares "están basadas en informaciones falsas" y reiteró que el programa atómico iraní "es pacífico desde el principio".

Asimismo, afirmó que Teherán continuará su cooperación con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) e insistió en que el caso nuclear iraní sea tratado sólo por esta agencia y no por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Sobre Irak, subrayó que Irán reanudará "próximamente" la negociación que mantiene con EEUU desde mayo pasado para restablecer la seguridad en ese país, mientras reiteró su apoyo al Gobierno de Bagdad y responsabilizó de la violencia en territorio iraquí a "la ocupación extranjera".

Ahmadineyad también acusó a Washington de intervención en el Líbano y reafirmó que Teherán apoya el acuerdo entre las distintas formaciones políticas libanesas para la elección de un presidente de ese país.