Miércoles, 3 de Octubre de 2007

El sistema defensivo del Barça se rompe desde el mediocentro

Las lesiones musculares están dejando en cuadro a la plantilla azulgrana en el arranque de temporada.

EFE ·03/10/2007 - 17:07h

El mexicano Ricardo Osorio (delante) del VfB Stuttgart lucha por el balón con Andres Iniesta. EFE

Con la lesión de Touré Yayá ante el Levante -rotura del bíceps femoral de la pierna izquierda; un mes de baja-, la de Márquez frente al Stuttgart; el traspaso de Thiago Motta al Atlético de Madrid y la lesión de Edmilson en la pretemporada; el Barça se ha quedado sin opciones en la posición de mediocentro, un puesto clave en el dibujo táctico de Frank Rijkaard. Este contratiempo afecta, además, de manera directa al sistema defensivo de los azulgrana.

En Stuttgart, el holandés puso como recambio de urgencia en esta posición a Andrés Iniesta, junto con Leo Messi, el jugador más en forma de la plantilla, y con vistas a futuros encuentros las variaciones son mínimas. La otra opción que Rijkaard podría barajar para el puesto de pivote defensivo es el futbolista del filial Marc Crosas, aunque en el partido europeo no participó ni un solo minuto, a pesar de estar disponible en el banquillo.

Si el panorama es oscuro en esta posición, en defensa los problemas se multiplican. Gabi Milito fue descartado para jugar en Stuttgart, debido a unas molestias en el adductor sufridas ante el Levante; Márquez se rompió el sóleo a los siete minutos del encuentro y su sustituto, Carles Puyol, en el segundo encuentro después de su intervención quirúrgica, también tuvo que ser sustitudo.Por ese motivo, el Barça finalizó con una defensa circunstancial con Oleguer en el lateral derecho -Zambrotta, el titular, tuvo una rotura en el recto interno-; Thuram y Abidal en el eje y Sylvinho en el lateral izquierdo.

Las lesiones musculares llenan la enfermería culé 

Desde el inicio de la temporadas, las lesiones musculares han sido la cruz del equipo. Sin contar la sufrida por Juliano Belletti, quien fue traspasado al Chelsea y que también se lesionó durante la gira asiática, otros siete jugadores han padecido problemas físicos musculares en este primer mes largo de competición.

Samuel Eto'o se lesionó durante el Gamper ante el Inter. Una rotura del tendón del recto anterior que le obligó a ser intervenido y a estar de baja hasta primeros de diciembre. En los últimos días, la enfermería ha encontrado nuevos inquilinos. Ronaldinho se perdió tres encuentros (Sevilla, Zaragoza y Levante) a causa de una contractura en el gemelo de la que ya se ha recuperado; y Zambrotta sufrió una rotura del recto interno y no está previsto que juegue hasta finales de octubre.

Iniesta, el comodín de Rijkaard 

Milito tuvo que retirarse ante el Levante y no jugó en Stuttgart y Touré Yayá no estará disponible en un mes por una rotura del bíceps femoral sufrida ante el Levante. Los dos últimos contratiempos ponen más presión al equipo. Rijkaard no parece preocupado y parece confiar en Iniesta: "Lo único que le falta es jugar de portero. Ha sido uno de los mejores (..). Ha interpretado maravillosamente la posición de pivote", dijo el holandés tras el encuentro de ayer.

Por ese motivo, el holandés parece decidido a darle a Iniesta la responsabilidad en la plaza de medio centro. De esa manera, Rijkaard acaba de un plumazo con el debate sobre si debe jugar o no Ronaldinho. Si Iniesta juega en el medio campo, el brasileño no tiene competencia en la delantera.

Frente al Stuttgart se demostró que Ronaldinho mejora sus prestaciones, pero que tiene fuelle para poco más de media hora; se constató que Thierry Henry está cada día más acoplado al equipo, pero especialmente que el Barça ha recuperado a Deco, un jugador fundamental del que no se tenían noticias en la última temporada.

Noticias Relacionadas