Archivo de Público
Lunes, 20 de Junio de 2011

Mortalidad general, más alta en personas con hepatitis C crónica

Reuters ·20/06/2011 - 18:23h

Por Megan Brooks

La hepatitis C crónica duplica el riesgo de morir precozmente por cualquier causa, aun tras considerar la morbilidad por causas hepáticas.

Por lo tanto, a los pacientes con infección crónica con el virus de la hepatitis C (VHC) se los debería controlar cuidadosamente, publica un equipo en Clinical Infectious Diseases.

El doctor Samer El-Kamary, que dirigió el estudio, dijo que los resultados "deberían alentar a los médicos a detectar el VHC en sus pacientes con sospechas de infección sin esperar signos evidentes de enfermedad hepática".

Y agregó: "Cuando se diagnostica una infección por el VHC (...) se debería considerar iniciar el tratamiento precoz aun sin enfermedad hepática subyacente".

El equipo de El-Kamary, de la Escuela de Medicina de la University of Maryland en Baltimore, utilizó los resultados de la encuesta nacional NHANES III para analizar la mortalidad asociada o no con la enfermedad hepática en 16.509 estadounidenses mayores de 17 años con VHC.

Entre 1988 y 1994 se les determinó la infección y se los controló hasta el 2006.

Durante unos 14,3 años, se registraron 3.853 muertes. La mortalidad fue mayor en aquellos con infección crónica con VHC y menor en aquellos VHC-negativo.

Por cada 1.000 personas al año, hubo 11,1 muertes en los pacientes VHC-negativo, a diferencia de 14,8 y 16,5 muertes, respectivamente, en los grupos VHC-positivo y con hepatitis C crónica.

En un subgrupo de 9.378 participantes, y tras controlar los factores de riesgo, tener anticuerpos anti VHC-positivo estuvo asociado con una tasa 2,11 puntos más alta de mortalidad por todas las causas, comparado con un resultado negativo de anticuerpos.

La infección crónica con VHC estuvo asociada con una tasa de mortalidad por todas las causas 2,37 veces superior.

Las personas con anticuerpos anti VHC-positivo e infección crónica registraron una tasa 20 y 26 veces superior, respectivamente, de mortalidad por causas hepáticas.

Sin embargo, la mortalidad por causas no hepáticas no estuvo significativamente asociada con el resultado del análisis de VHC.

Por otro lado, al extrapolar los resultados a la población general, el equipo descubrió que el 57,8 por ciento de las 31.163 muertes anuales estimadas por cualquier causas en los 2,46 millones de adultos estadounidenses con hepatitis C crónica se deben a la infección viral.

Y los autores sostienen que el 52,6 por ciento de las 33.759 muertes estimadas de los 3,2 millones de adultos VHC-positivo se deben a los anticuerpos anti VHC.

De las 9.390 muertes anuales asociadas con problemas hepáticos en las personas con anticuerpos anti VHC-positivo y las 9.569 muertes anuales por las mismas causas en personas infectadas por VHC, el 94,9 y el 96,2 por ciento, respectivamente, fueron por el VHC.

"Este estudio sugiere que la mortalidad en personas infectadas por VHC en la población general de Estados Unidos sería más alta que en estudios previos", escribe el equipo.

La pregunta es: ¿Puede la terapia contra el VHC mitigar los efectos de la infección con el VHC en la expectativa de vida?

El-Kamary indicó: "Sabemos que en las personas con enfermedad hepática, un buen tratamiento mejora definitivamente la supervivencia de los pacientes".

"De todos modos, dado que la terapia contra el VHC se ofrece casi exclusivamente a los pacientes con enfermedad hepática, poco se sabe sobre el impacto en las personas sin enfermedad hepática. Esperamos que este estudio haga que otros evalúen el efecto terapéutico en los pacientes infectados con VHC sin enfermedad hepática", añadió.

En mayo del 2011, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó dos nuevos fármacos para tratar el VHC: telaprevir (Incivek, de Vertex Pharmaceuticals) y boceprevir (Victrelis, de Merck & Co).

En ese momento, Edward Cox, director de la oficina de productos antimicrobianos de la FDA, indicó que esos dos productos son "nuevas opciones terapéuticas para la hepatitis C que ofrecen una gran posibilidad de curación en algunos pacientes con esa grave enfermedad".

FUENTE: Clinical Infectious Diseases, 10 de junio del 2011