Jueves, 17 de Enero de 2008

Fondos británicos y franceses tantean la compra de Colonial

La inmobiliaria, que subió ayer un 13%, busca un cambio de dueños

SUSANA R. ARENES ·17/01/2008 - 19:24h

La inmobiliaria Colonial protagonizó ayer una fuerte escalada en bolsa al subir un 13%. Pese a ello, la compañía sigue estando barata tras el batacazo que sufrió desde el Día de los Inocentes y jornadas posteriores. El olor de una compra a buen precio ha atraído a varios fondos de inversión extranjeros, especialmente británicos y franceses, que se han acercado a la empresa, aún controlada por el promotor Luis Portillo, para negociar una posible adquisición, según fuentes del mercado.

Los fondos franceses interesados, dependientes de grandes fortunas, han visto una oportunidad de inversión en una empresa que, pese al desplome bursátil, sigue siendo la mayor inmobiliaria española, con unos activos de 13.600 millones (4.500 millones, descontando la deuda). También tantean a la compañía divisiones de inversión de bancos. Entre los fondos que han tanteado a Colonial, se encuentra Middle East, que ve la filial francesa que tiene la inmobiliaria, SLF, como un buen activo.

Las conversaciones se están llevando a cabo a tres bandas, ya que también participan los cuatro bancos acreedores del crédito de 6.400 millones que tiene la inmobiliaria: el banco francés Calyon, Royal Bank of Scotland, Eurohypo y el estadounidense Goldman Sachs.

La salida que busca Colonial para superar su crisis es un cambio de dueños. Su problema no es empresarial, como pasa en el símbolo caído Astroc (que no tiene casi negocio), sino accionarial. Sus principales dueños, Luis Portillo y la familia Nozaleda -con un 39,8% y un 16%, respectivamente- tienen dificultades con los bancos porque compraron parte de sus acciones de Colonial a crédito y pusieron los títulos como garantía. Al caer el valor en bolsa, ni el empresario sevillano ni los Nozaleda (dueños de la inmobiliaria Nozar) pueden afrontar las garantías extra que les piden las entidades financieras y éstas venden las acciones para cobrar.

Otros accionistas de Colonial han tenido el mismo problema con los bancos, como los promotores castellano-manchegos Domingo Díaz de Mera (7%) y Aurelio González (5%). A esta delicada situación de los dueños de la inmobiliaria, responde la venta masiva de acciones, que hundió el valor el día 28 y el siguiente. Cayó casi un 40% en dos días. Ayer, sin embargo, la tendencia bajista que registra el valor desde el principio del año se invirtió y Colonial registró la mayor alza del Ibex 35 (13,08%). Cerró a 1,47 euros.

La fusión con Gecina

En una jornada de subidas generales, la inmobiliaria fue el valor que más subió del mercado por las expectativas sobre una fusión con Gecina, inmobiliaria francesa que controla el ex presidente de Metrovacesa, Joaquín Rivero, tras la segregación de la compañía.

Aunque la integración se está negociando, al igual que el resto de vías para encontrar nuevos accionistas de control, se trata de una operación compleja, sobre todo porque Rivero y su socio, Bautista Soler, tienen que arreglar el conflicto con el supervisor de la bolsa francesa, que les acusa de concertarse para tomar el control de Gecina.

"La situación avanza muy rápido", señalan fuentes conocedoras de las negociaciones. El deseo de los principales accionistas, como Portillo y Nozar (que también está pasándolo mal como accionista de Astroc), es dar el relevo vendiendo con plusvalías. Pero estos accionistas no están dispuestos a vender al precio actual en bolsa y buscan ofertas más cerca de los tres euros por acción para alejar a los cazagangas.