Archivo de Público
Viernes, 17 de Junio de 2011

Tendinitis de rodilla es común en jugadores de fútbol de elite

Reuters ·17/06/2011 - 19:47h

Por Genevra Pittman

Uno de cada 40 jugadores de fútbol de elite quedarán afuera de partidos o prácticas debido a la "tendinitis de rodilla", una lesión que suele ser más común en los basquetbolistas y los voleibolistas, de acuerdo a un nuevo estudio.

Pero un investigador no relacionado con los nuevos datos dijo que muchos más seguirán jugando a pesar del dolor causado por la lesión crónica, que hasta el momento no tiene cura. Tampoco existe una estrategia para prevenirla.

"La tasa y la severidad de muchas de las quejas por uso excesivo (como la tendinitis) han aumentado la discusión sobre cómo controlar y adaptar la carga en los jugadores individuales", dijo Martin Hagglund, autor del estudio, de la Universidad Linkoping, en Suecia, a Reuters.

La rodilla de saltador, también conocida como tendinopatía rotuliana, ocurre cuando un exceso de estrés causa pequeñas roturas en el tendón que conecta la rótula con la tibia.

"La lesión típicamente tiene un inicio gradual", explicó el doctor Roald Bahr, de la Escuela Noruega de Ciencias del Deporte, en Oslo.

"Al principio es sólo un dolor leve, pero a medida que se sigue jugando, se vuelve más y más molesta", dijo Bahr, que no estuvo involucrado en el estudio", a Reuters Health.

Su propia investigación halló que uno de cada siete jugadores de elite de distintos deportes reportó síntomas de rodilla de saltador.

En el nuevo estudio, Hagglund y su equipo registraron lesiones que hicieron a los jugadores de 51 equipos de fútbol europeos -un total de más de 2.000 atletas- perder un juego o una práctica.

Durante casi una década, los médicos y entrenadores de los equipos reportaron 137 casos de rodilla de saltador, es decir, entre uno y dos casos cada 100 lesiones generales. Un promedio de uno de cada 40 jugadores perdió parte de cada temporada debido al problema.

Los atletas que pasaron más horas entrenando y en competencia eran más propensos a sufrir la lesión. Sin embargo, no hubo diferencia en la incidencia de la condición en base a si los equipos jugaban en pasto natural o artificial, una superficie más dura que algunos creen que eleva el riesgo de lesiones.

Hagglund afirmó que si los jugadores comienzan a desarrollar síntomas de rodilla de saltador, un programa de entrenamiento adaptado -que ponga menos énfasis en el tendón- podría ayudar a reducir la severidad del problema.

"La tasa de recurrencia es alta y la condición puede ser más grave y duradera si las primeras señales son ignoradas y si el atleta (vuelve) a jugar demasiado pronto con una rehabilitación inadecuada", agregó.

Bahr aclaró que muchos jugadores con esta lesión, sin embargo, nunca interrumpen la actividad, sino que siguen jugando a pesar del dolor. En parte, eso podría deberse a que no existe un "tipo de tratamiento definitivo", opinó. En cambio, la mayoría hace terapia física para trabajar en el tendón.

FUENTE: http://bit.ly/mpE9bK American Journal of Sports Medicine, online June 3, 2011.