Archivo de Público
Viernes, 17 de Junio de 2011

Asocian la esclerosis múltiple con el herpes

Reuters ·17/06/2011 - 17:14h

Por Alison McCook

Las personas con herpes zóster son más propensas a desarrollar esclerosis múltiple (EM).

Un estudio de Taiwán halló que un grupo de pacientes con herpes tenía 4 veces más riesgo que un grupo sin herpes de que se le diagnosticara EM durante el año siguiente.

El herpes es una enfermedad dolorosa que aparece por la reactivación del virus de la varicela. Cuando una persona tiene varicela, el virus entra en estado dormido en las fibras nerviosas del cuerpo. En algunas personas, el virus se reactiva y causa herpes zóster.

Unas 2,5 millones de personas en el mundo tienen EM, según la Asociación de Esclerosis Múltiple de Estados Unidos. La mayoría tiene los primeros síntomas entre los 15 y 50 años.

El herpes suele ser más común en los mayores, pero también aparece en los más jóvenes, según explicó Jiunn-Horng Kang, de Taipei Medical University Hospital, a Reuters Health. Los grupos de riesgo son las personas inmunocomprometidas, bajo estrés o que toman ciertos fármacos. En el nuevo estudio, unos 100.000 participantes con herpes eran menores de 45 años.

Al revisar una base de datos de seguro que cubre el 98 por ciento de la población de Taiwán, más de 300.000 personas tenían herpes zóster. Entonces, el equipo las comparó con casi 950.000 con características similares, pero sin la enfermedad.

En un año, 1 de cada 10.000 personas con herpes desarrolló EM, el triple que en el grupo sin herpes.

El estudio no demuestra que el herpes zoster cause EM, aunque existen "varios mecanismos potenciales" que explicarían por qué ambas enfermedades están asociadas, indicó Kang.

Por ejemplo, el herpes está asociado con una alteración del sistema inmunológico que, a la vez, activa la EM, precisó Kang. Además, una reactivación del virus de la varicela "provocaría varias respuestas inmunes en el huésped que estaría asociada con la EM", sugirió el investigador.

En Journal of Infectious Diseases, los autores advierten que la mayoría de los participantes del estudio sobre la etnia han, en la que la EM es poco común, de modo que los resultados no se pueden extrapolar a las poblaciones occidentales.

Los autores no contaron con información sobre el tabaquismo o el consumo de alcohol de los participantes, dos factores que pueden influir en los resultados.

En un editorial, la doctora Teresa Corona, de Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía de México, y una colega señalan que los resultados son claros pero "deberían confirmarse en otras partes del mundo".

FUENTE: Journal of Infectious Diseases, online 7 de junio del 2011.