Jueves, 17 de Enero de 2008

El delegado del Gobierno en Navarra afirma que hoy "es un gran día para la Guardia Civil"

EFE ·17/01/2008 - 13:25h

EFE - Jaime Jiménez Arbe (i), "El Solitario", esposado y rodeado de unas fuertes medidas de seguridad a su llegada al Juzgado de Instrucción número 3 de Tudela para declarar en relación al asesinato de dos guardias civiles en Castejón en junio de 2004.

El delegado del Gobierno en Navarra, Vicente Ripa, ha asegurado que "hoy es un gran día para la Guardia Civil y para toda la sociedad navarra y española", porque la puesta a disposición judicial en Tudela de Jaime Jiménez Arbe, "El Solitario", supone la culminación de una labor policial de casi cuatro años.

Ripa ha comentado a Efe que el asesinato de los guardias civiles Juan Antonio Palmero y José Antonio Vidal el 9 de junio de 2004 en un tiroteo en Castejón (Navarra) fue "mi peor momento, el más amargo", como delegado del Gobierno, porque "ver en la cuneta a dos jóvenes tiroteados que tenían toda la vida por delante es una experiencia tremenda, inenarrable".

En este sentido, ha asegurado que la experiencia para las familias de los agentes ha sido "brutal" y ha destacado que una posible sentencia condenatoria para Jiménez Arbe "no les va a devolver a sus seres queridos, pero al menos puede reparar el daño judicialmente".

El delegado del Gobierno ha resaltado la intensa labor policial desarrollada en los últimos años por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que ha incluido el cotejo de huellas y ADN con el FBI y el estudio de más de 40.000 todoterrenos similares al que utilizaba "El Solitario".

Al respecto, ha indicado que, en este caso, hay dos elementos "con una gran carga incriminatoria", que son el todoterreno de Jiménez Arbe, que se ha encontrado "completamente desguazado", y el subfusil que se le ha incautado, "con el que presuntamente se efectuaron casi una treintena de disparos, de los que la mayoría impactaron en los cuerpos de los dos guardias civiles".

Asimismo, ha apuntado Ripa, otra prueba importante es la "manta mimética" incautada al detenido, que utilizaba supuestamente para cubrir los vehículos tras perpetrar los atracos y esperar camuflado a que los controles policiales de carretera desaparecieran y no ser divisado tampoco por los helicópteros.

En definitiva, ha aseverado Ripa, se trató de "un vil asesinato", que "demostró el compromiso con los navarros de la Guardia Civil" y al que siguió "una investigación modélica que acredita la trascendencia del trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".

"Esta compleja investigación ha terminado con el arresto de este presunto asesino y con pruebas de cargo de fuste contra él. Ahora es el 'bendito' turno de la justicia", ha subrayado.