Jueves, 17 de Enero de 2008

Pornstars

El género más explícito cuenta con mitos exuberantes que van de John Holmes a Cicciolina, pasando por Peter North

ISABEL REPISO ·17/01/2008 - 17:52h

Como todo sector que se precie, el género pornográfico cuenta con exuberantes mitos de nombres propios. John Holmes, Peter North y Rocco Siffredi marcaron un antes y un después en la industria cinematográfica hard, al igual que Annie Asprinkle, Cicciolina, Jenna Jameson o Katsumi.

Cada una de ellas destacó por aportar algo nuevo justo en el momento en que se creía que todo ya estaba visto. Así, Asprinkle se ha valido de su experiencia como actriz porno para convertirse en reina de las performances sexuales.

El caso de Jameson es más singular si cabe, ya que de simple stripper pasó a dirigir una de las productoras de cine porno más importantes, que fue absorbida por Playboy en 2006. La trayectoria de Jenna demuestra que se pueden ganar dos premios Hot d’Or en el festival de Cannes a la mejor actriz porno americana, sin haber grabado una sola escena de sexo anal. Una especialidad de la que la francesa Katsumi se ha erigido dueña y señora.

Curvas y política
De la húngara Ilona Staller, más conocida como Cicciolina, hay que destacar su incursión en la política, que la llevó a representar a la región del Lazio en el parlamento italiano. Aparte de sus conquistas ‘post-pornos’, sus respectivas carreras han estado plagadas de logros. Así, Cicciolina destacó por sus escenas de dobles penetraciones, lluvia dorada y zoofilia.

Durante la década de los 80 coincidió con otro crack del porno, el estadounidense John Holmes, que alcanzó elevadas cotas de popularidad por las dimensiones de su pene, dando pie a muñecos hinchables con su nombre. Holmes murió de SIDA a los 44 años.

Los finales felices no siempre acompañan a estas superestrellas. El caso de la italiana Moana Pozzi es un ejemplo. Tras lograr un gran reconocimiento por sus papeles en filmes comerciales, la protagonista de Delito carnal fundó el Partido del Amor en 1992, junto a su homóloga Cicciolina. Aunque la muerte de Pozzi se cuestionó hasta finales de los años 90, la versión oficial apunta a que falleció en 1994 a causa de un cáncer en Lyon (Francia). Pozzi y Siffredi trabajaron juntos en 'Todas las provocaciones de Moana', uno de los más de 300 títulos de la extensa carrera del divo.

Las necesidades económicas de Peter North lo llevaron al cine porno en 1982. Sus escenas provocaron a miles de telespectadores, que asistían a eyaculaciones que se caracterizaban por una insólita cantidad de esperma. Las expulsiones de semen en un climax de North han superando los 20 segundos, rozando los 30, con un promedio de ocho a diez shots. Según ha confesado el propio actor, empezó a ser consciente de su propiedad excepcional solamente una vez inmerso en la industria pornográfica.

Pero hay muchos otros nombres que quedarán para la posteridad, como Jeff Stryker, que ha dado nombre a un consolador; Nikki Tyler, amante esporádica de la citada Jameson; Linda Lovelace, protagonista de Garganta profunda (1972); y Belladona, conocida por ser una de las pocas actrices que ha hecho garganta profunda al actor Lexington Steele y que posteriormente encauzó su carrera cinematográfica como directora. Además, protagonizó películas con el actor porno español más aventajado hasta la fecha. ¿Hace falta decir quién?