Jueves, 17 de Enero de 2008

El Rey destaca la apuesta de España contra el terrorismo, la pobreza y la desigualdad

EFE ·17/01/2008 - 18:17h

EFE - El Rey Juan Carlos recibe el saludo del embajador de Cuba en España, Alberto Velazco (d), durante la tradicional recepción anual al cuerpo diplomático acreditado en España celebrada hoy en el Palacio Real de Madrid.

El Rey ha destacado hoy la apuesta de España para trabajar en la comunidad internacional por la paz, la seguridad, la democracia y los derechos humanos, acabar con los grandes desafíos del terrorismo, la pobreza, la enfermedad o la desigualdad y conseguir la protección medioambiental.

Don Juan Carlos, acompañado por la Reina y los Príncipes de Asturias, ha recibido este mediodía en el Palacio Real de Madrid en el tradicional encuentro anual a los embajadores de más de cien países, acreditados en España, a los representantes permanentes de organizaciones internacionales y a los altos cargos del Ministerio de Asuntos Exteriores.

En presencia del presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y del jefe de la diplomacia española, Miguel Ángel Moratinos, el Rey ha subrayado el firme compromiso de España con los Objetivos del Milenio y "la expresión de solidaridad que representa el incremento sustancial de nuestra ayuda al desarrollo en porcentaje de nuestro Producto Interior Bruto".

Don Juan Carlos ha explicado que la cooperación española forma parte "consustancial de nuestra acción exterior", como reflejo "de la solidaridad que anima al pueblo español".

Acción Exterior que, ha dicho, incluye la proyección de nuestras lenguas y culturas y el apoyo a las empresas que colaboran en el progreso económico y social de otros Estados.

El Rey ha tenido palabras de agradecimiento para los cooperantes y también para las tropas españolas en Afganistán, Kosovo, Bosnia o Líbano, y un recuerdo muy especial para aquellos militares que perdieron la vida el año pasado en misiones de paz.

Además de subrayar que los inmigrantes contribuyen a nuestra prosperidad y son el vehículo para acercarnos a otros países, ha reseñado que España desea "ser un país cada vez más comprometido con la Comunidad Internacional" y que quiere ampliar los horizontes de su acción exterior.

Ha puntualizado Don Juan Carlos la tradicional dedicación de España hacia la Unión Europea, Iberoamérica y el Mediterráneo y la atención creciente hacia África, Asia y el Pacífico, por su "marcada vocación internacional".

El Rey ha explicado que el pasado año la UE, con la incorporación de Bulgaria y Rumanía, ha sustentado un espacio de paz, libertad justicia y bienestar, que con el reciente Tratado de Lisboa cuenta con los medios para cumplir sus objetivos y responsabilidades.

Se ha referido a la enorme importancia que España concede a sus relaciones con Iberoamérica y a facilitar la cooperación de Europa con esa región.

Don Juan Carlos ha expresado el deseo de "reforzar nuestras relaciones con el Magreb" y su esperanza por el impulso dado al proceso de paz en Oriente Medio en la reciente Conferencia de Annápolis.

En nombre de los embajadores ha intervenido el decano y nuncio de su Santidad, monseñor Manuel Monteiro de Castro, quién ha hecho votos para que se ponga fin al terrorismo.

Ha destacado el Nuncio que la visita del Rey en Nochevieja a las tropas españolas en Afganistán y otras acciones de la Corona han llevado a la Monarquía española a altas cotas de prestigio nacional e internacional.

Ha destacado el nuncio la sensibilidad y apoyo de la Reina en los momentos más duros y ha asegurado que sabe como nadie lo que hay que hacer o decir.

Los momentos de más expectación durante el besamanos se han registrado cuando han saludado a la Familia Real los embajadores de Venezuela, Alfredo toro Hardy, y de Marruecos, Omaz Azziman, que ha regresado recientemente a Madrid, después del desencuentro entre sus país y España por la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla, el pasado mes de noviembre.