Archivo de Público
Martes, 14 de Junio de 2011

Rehabilitación cardíaca reduce mortalidad luego de angioplastia

Reuters ·14/06/2011 - 18:24h

Por Kerry Grens

Los pacientes a los que se les elimina una obstrucción de las arterias coronarias y que hacen rehabilitación cardíaca tienen casi un 50 por ciento menos riesgo de morir en los seis años siguientes que los que no realizan la rehabilitación, publica la revista Circulation.

En un nuevo estudio, un equipo de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, siguió a un grupo de pacientes durante seis años después de una angioplastia o intervención coronaria percutánea (ICP), que se le practica a más de 1,3 millones de personas por año en Estados Unidos.

La rehabilitación cardíaca incluye un programa de ejercicios, consultas médicas habituales, consejería nutricional, cambios del estilo de vida y el uso de los fármacos indicados.

Los investigadores analizaron las historias clínicas de 2.400 pacientes tratados con angioplastia en la Clínica Mayo entre 1994 y el 2008.

En un análisis, compararon dos grupos de unos 700 pacientes cada uno, de la misma edad, sexo, peso y condiciones de salud. De los 719 pacientes tratados con rehabilitación, 83 murieron durante el seguimiento, comparado con 139 de los 719 pacientes del grupo que no había realizado rehabilitación.

Tras considerar algunas diferencias pequeñas entre los grupos, el equipo concluyó que los que habían participado en el programa de rehabilitación eran un 46 por ciento menos propensos a morir durante el seguimiento.

Al doctor Randal Thomas, autor principal del estudio y director de la Clínica de Salud Cardiovascular de la Clínica Mayo, le sorprendió la gran diferencia en el riesgo de muerte en los pacientes tratados con y sin rehabilitación.

"Es importante reconocer los beneficios de la rehabilitación cardíaca después de la ICP. A veces tenemos la impresión de que un paciente está curado con la ICP, pero hay mucho trabajo por hacer después de la angioplastia", dijo Thomas.

Estos resultados revelan una diferencia mayor que investigaciones previas sobre distintos procedimientos.

Por ejemplo, un estudio publicado en el 2009, del doctor José Suaya, profesor visitante de la Brandeis University e investigador de GlaxoSmithKline, había demostrado que los pacientes tratados con procedimientos coronarios mayores eran entre un 26 y un 34 por ciento menos propensos a morir en cinco años si realizaban rehabilitación cardíaca.

"En general, se piensa que los pacientes tratados con ICP son relativamente más saludables que, por ejemplo, los pacientes tratados con un bypass, de modo que anticipamos que el impacto sería menor que en otros grupos de pacientes", comentó Thomas a Reuters Health.

Suaya, que no participó del nuevo estudio, dijo que no le sorprendió saber que la rehabilitación cardíaca está asociada con una reducción del riesgo de morir tras una angioplastia.

"A la persona que comienza a hacer ejercicio y consulta al médico le irá mejor que a una persona que no hace ejercicio o no consulta al médico regularmente", dijo a Reuters Health.

Con todo, el nivel de participación en la rehabilitación cardíaca aún es menor de lo que Suaya considera óptimo.

FUENTE: Circulation, 31 de mayo del 2011