Jueves, 17 de Enero de 2008

El Parlamento Europeo pide congelar la ayuda a Kenia hasta que supere la crisis

EFE ·17/01/2008 - 13:19h

EFE - Un grupo de manifestantes opositores participa en unos disturbios ocurridos en Mathare, Kenia ayer miércoles 16 de enero de 2008.

El Parlamento Europeo aprobó hoy una resolución en la que aboga por suspender la ayuda presupuestaria directa que la Unión Europea (UE) brinda al Gobierno de Kenia hasta que se resuelva la crisis política que sufre el país.

El texto denuncia que los resultados de las elecciones del pasado 27 de diciembre, que dieron la victoria al presidente, Mwai Kibaki, no son "verosímiles", por lo que reclama una revisión independiente del recuento o, en su defecto, la convocatoria de nuevos comicios.

Mientras tanto, la Eurocámara considera oportuno que "se congele toda la ayuda presupuestaria al Gobierno de Kenia hasta que no se haya encontrado una solución política a la crisis".

El comisario europeo de Desarrollo, Louis Michel, ya advirtió ayer ante el Parlamento de que la UE "revisará sus relaciones" con Nairobi si el presidente Kibaki, y el líder de la oposición, Raila Odinga, no entablan negociaciones para superar la crisis.

Michel apuntó que la revisión afectaría a la ayuda presupuestaria -aquella que la UE concede directamente al Gobierno keniano para que financie sus propias políticas-, pero no a otros programas de asistencia humanitaria independientes en el país.

La Unión Europea ha asignado a Kenia una ayuda de 383 millones de euros con cargo al Fondo Europeo de Desarrollo (FED) para el periodo 2007-2013.

La resolución parlamentaria lamenta que la Comisión Europea concediese al Gobierno keniano una línea de ayuda inmediatamente después de la controvertida jornada electoral.

Un portavoz de la Comisión Europea dijo hoy a Efe que se trata de un "programa de reducción de la pobreza" proyectado con anterioridad a las elecciones y con un presupuesto de 14,6 millones de euros.

Kenia atraviesa una tensa crisis política desde las elecciones.

Las protestas de la oposición, que rechaza los resultados oficiales, y las luchas tribales desatadas desde entonces han causado más de 600 muertos y 250.000 desplazados.