Archivo de Público
Jueves, 9 de Junio de 2011

ACV "silentes" son menos comunes en las personas en forma

Reuters ·09/06/2011 - 17:12h

Las personas que realizan actividad física vigorosa son menos propensas a experimentar accidentes cerebrovasculares (ACV) "silentes", que son aquellos que no presentan síntomas y dejan a las víctimas en mayor riesgo de padecer otros problemas, señaló un estudio.

Especialmente, los adultos mayores que realizaban más ejercicio -equivalente a nadar o andar en bicicleta más de una vez por semana- eran un 40 por ciento menos propensos a experimentar este tipo de ACV asintomáticos, dijo el autor del estudio, Joshua Willey, de la Columbia University.

Aunque estos ACV no producen síntomas, las personas que los padecen corren más riesgo de sufrir problemas en el futuro, como dificultades para caminar o de funcionamiento mental, y también tienen más posibilidades de padecer un ACV típico, añadió.

No obstante, la investigación publicada en la revista Neurology no demostró si la actividad física realmente previene los ACV, advirtió el autor, al indicar que las personas activas tendrían otros hábitos que reducen su riesgo.

"Sabemos que el ejercicio leve a moderado ayuda en muchas otras condiciones, y no queremos que nuestros resultados desalienten a los pacientes a hacer ejercicio", dijo Willey a Reuters Health.

"Algo es mejor que nada para la salud general. Y parece que, cuanto más, mejor", añadió.

El estudio, realizado por el equipo de Willey en las universidades de Columbia y Miami, entrevistó a más de 1.200 personas de 55 años y más que no tenían síntomas de ACV y estaban participando de una investigación sobre el riesgo de ACV por la actividad física.

Los investigadores efectuaron controles cerebrales para evaluar los infartos o daños en el tejido del cerebro por bloqueos arteriales.

Entre los participantes, que tenían un promedio de 70 años al momento de ser controlados, el 16 por ciento había experimentado infartos cerebrales silentes. Sólo los que hacían más actividad corrían menos riesgo.

Estudios previos demostraron que sólo ejercicio físico moderado o fuerte parecía evitar los ACV, dijo Willey.