Archivo de Público
Jueves, 9 de Junio de 2011

Puig culpa a los acampados de la violencia en plaza Catalunya

Puig rechazó de plano la posibilidad de dimitir que le planteó el grupo de ICV-EUiA

A. M. VIDAL / B. BENÍTEZ ·09/06/2011 - 01:00h

El conseller de Interior, Felip Puig, compareció ayer en el Parlament para explicar la controvertida actuación de los Mossos d'Esquadra en la plaza de Catalunya de Barcelona el pasado día 27. A pesar de los 121 heridos y de unas imágenes de brutalidad policial que han dado la vuelta al mundo, Puig rechazó de plano la posibilidad de dimitir que le planteó el grupo de ICV-EUiA y admitió un único error: "Nose valoró el nivel de agresividad y violencia con que los concentrados reaccionarían".

En una esperada intervención, Puig admitió que la operación policial que tenía por objeto la limpieza del espacio ocupado por los indignados y la retirada de objetos contundentes que pudieran ser utilizados en caso de incidentes en la celebración de laChampions "salió de forma muy distinta" a como la había planificado y deseado" elGovern. Pero lejos de hacer autocrítica, insistió en que "la Policía no dio el primer paso, no fue a buscar confrontación". En este sentido, Puig aseguró que no sólo hubo resistencia pacífica a abandonar la plaza, sino agresiones a los agentes, hechos que las imágenes que se han publicado de los altercados no recogen.

El conseller fue objeto de duros ataques por parte de todos los partidos e incluyó dos peculiares mensajes en su comparecencia: aseguró que "personalmente nunca" ha sido "partidario" de la violencia ni participado en ninguna pelea y cuestionó que se acuse a los Mossos de violar derechos fundamentales: "Si tenemos derechos, es porque la Policía los garantiza".