Archivo de Público
Miércoles, 8 de Junio de 2011

Agricultores españoles regalan verduras para recobrar confianza

Reuters ·08/06/2011 - 16:03h

Por Martin Roberts

Agricultores españoles regalaron el miércoles 30 toneladas de frutas y hortalizas como parte de una campaña para disipar temores tras ser erróneamente acusados de un brote de E.coli en Alemania.

La Unión Europea ofreció el martes al menos 150 millones de euros (219 millones de dólares) en compensaciones a los agricultores que no han podido vender frutas y verduras desde hace casi dos semanas.

"Nos quieren liquidar con 150 millones (de euros). Es vergonzoso, es humillante cuando en nuestro país se ha perdido ya por encima de 350 millones", dijo Miguel López, secretario general de la Coordinadora de Agricultores y Ganaderos, a periodistas.

Cientos de personas hicieron cola en la céntrica plaza de Felipe II de Madrid donde los productores repartían gratuitamente pepinos, tomates, lechugas, calabacines, berenjenas, sandías y albaricoques.

Las frutas y vegetales son centrales en las dietas mediterráneas, que han sido asociadas a tasas de enfermedades cardíacas más bajas de las que prevalecen en el norte de Europa.

López dijo que los controles de producción son rigurosos y garantizan la seguridad de sus productos frescos, de los que España dice ser el mayor exportador del mundo.

"Cuando se nos apuntó con el dedo, rectificamos. Al día siguiente fueron identificadas aquellas fincas donde se había apuntado que había un problema de salud pública originada por pepinos en Almería y Málaga", dijo.

"Sin embargo, cuando nuestra producción llega a la distribución, se ha perdido toda la trazabilidad. Llevamos años pidiendo a la Unión Europea mayor trazabilidad", añadió.

SE NECESITA DINERO

Las autoridades alemanas no han identificado todavía el origen de la cepa de la bacteria E.coli que ha causado la muerte de 25 personas y dejado a más de 2.400 enfermas en 12 países. Los científicos han dicho que podría no averiguarse nunca.

En Hamburgo, el foco del brote, las autoridades sanitarias achacaron inicialmente la responsabilidad a pepinos españoles, pero luego admitieron que las pruebas mostraron que aunque estaban contaminados no llevaban la cepa responsable de las muertes.

Los agricultores sostienen que no se pueden permitir comprar las semillas necesarias para sembrar en verano después de haber tenido que arrancar cultivos y tirar o usar como abono productos perecederos que no han podido vender.

"La situación es crítica", dijo Miguel Monferrer, que cultiva pepinos y tomates en una finca de 1,5 hectáreas en la costa del sur de España.

"No hay precio para ningún producto y llevamos dos semanas sin vender. Esperemos que a corto plazo se mejore la situación o vamos a tener que esperar hasta el otoño para poder sembrar", agregó.

Los sindicatos agrícolas calculan que España exporta unos 15.000 millones de euros (21.870 millones de dólares) anuales en frutas y verduras frescas. Las exportaciones a Alemania fueron por 2.000 millones de euros en el 2010.