Archivo de Público
Lunes, 6 de Junio de 2011

Jefe granja alemana, consternado por investigación sobre E. coli

Reuters ·06/06/2011 - 12:26h

Por Brian Rohan

El jefe de la plantación alemana que está siendo investigada por un mortal brote de E. coli dijo que no podía entender las acusaciones de que los brotes de soja y de otras legumbres de su granja podrían ser responsables de la crisis.

Klaus Verbeck, director ejecutivo de "Gaertnerhof Bienenbuettel", afirmó en comentarios divulgados el lunes por el diario Neue Osnabruecker Zeitung que en su granja orgánica no se usan fertilizantes para producir sus brotes y que no había animales.

Autoridades alemanas dijeron el domingo que sus productos podrían estar detrás del brote de E. coli que ha causado la muerte de 22 personas y enfermó a más de 2.200 en toda Europa. La instalación fue cerrada, sus productos retirados del mercado y para el lunes se esperaban nuevos resultados de análisis.

"No puedo entender cómo los procesos que tenemos aquí y las acusaciones podrían encajar", dijo Verbeck al periódico. "Los brotes de ensalada crecen sólo a partir de semillas y agua, y no se fertilizan en absoluto. Tampoco se utiliza ningún fertilizante animal en otras zonas de la granja", declaró.

Ni Verbeck, un vegetariano, ni nadie de la plantación quisieron hablar el lunes a periodistas y equipos de televisión, entre ellos Reuters, que esperaban frente a la granja en una localidad rural de 6.600 habitantes situada a unos 70 kilómetros al sur de Hamburgo.

Las autoridades alemanas, bajo intensa presión para identificar el origen del brote de E. coli, han advertido a los consumidores durante semanas que eviten los tomates, pepinos y lechugas.

La rara variante de E. coli ha causado la muerte de 21 alemanes y de un sueco.

Dos guardias patrullaban detrás de la puerta de entrada para autos de la granja, situada en un idílico paisaje rural.

Una residente, Sibylle Lange, dijo que conocía bien a Verbeck y que éste llevaba muchos años en la agricultura orgánica.

"Son muy serios, gente muy trabajadora que estuvo entre los primeros productores de productos orgánicos", dijo Lange a Reuters.

brotes de soja incluidos - y tienen un sabor delicioso. No puedo imaginar que el origen pueda ser este", añadió.

PISTA SIGNIFICATIVA

La ministra de Agricultura del estado de Baja Sajonia, Gert Lindemann, dijo el domingo que los investigadores habían rastreado la rara y altamente tóxica variante de la bacteria hasta una plantación en la región de Uelzen, posteriormente identificada en la prensa como en Bienenbuettel.

Lindemann, que hizo declaraciones después de tres semanas de muertes misteriosas y temores generalizados entre los consumidores ligados al brote de E. coli, dijo que parecía haber vínculos claros entre las verduras de la granja y la comida consumida por algunas víctimas.

"Tenemos una pista realmente importante", dijo Lindemann, informando sobre la investigación en una crisis sanitaria que tensó la relación entre España y Alemania y llevó al primer ministro ruso, Vladimir Putin, a decir que no "envenenaría" a sus ciudadanos levantando un embargo sobre importaciones de frutas y verduras de la UE.

Lindemann dijo que no sólo los brotes de soja, sino también los de alfalfa, de judía mungo, de rábanos y rúcula de la plantación podrían estar conectados con el brote. Los brotes crudos son populares entre los alemanes y a menudo se mezclan en ensaladas o se añaden a los sándwiches.

El ministro alemán de Salud, Daniel Bahr, dijo a la cadena de televisión alemana ARD: "Tenemos claros indicios de que la compañía en la región de Uelzen es evidentemente el origen de la infección, pero tenemos que esperar a la confirmación de análisis de laboratorio".

Las autoridades han estado tratando de dar con el origen de la enfermedad, que ha infectado a gente en 12 países, todos los cuales habían viajado por el norte de Alemania. Muchos de los infectados presentaron el síndrome urémico hemolítico (SUH), una complicación potencialmente mortal que ataca los riñones.

La rara variante de E. coli puede adherirse a las paredes intestinales, desde donde bombea toxinas, algunas veces causando diarrea y problemas renales. Algunos pacientes necesitaron cuidados intensivos que incluyen diálisis.