Jueves, 17 de Enero de 2008

Ferrer, Ferrero y una incombustible Virginia Ruano se mantienen en la lucha

EFE ·17/01/2008 - 11:22h

EFE - El tenista español David Ferrer celebra tras ganarle un punto al argentino Juan Martín del Potro durante el partido de segunda ronda del Abierto de Australia.

David Ferrer, Juan Carlos Ferrero y una incombustible Virginia Ruano, capaz de sobreponerse a un severo catarro y ganar dos partidos en un día, se alzaron hoy con respectivas victorias y se situaron en la tercera ronda del Abierto de Australia.

Con fortuna, pues su rival, el argentino Juan Martín del Potro, se retiró cuando perdía por 6-3 y 6-4, Ferrer sacó adelante su partido y se ahorró mayor desgaste. Del Potro abandonó debido a una lesión en la espalda que al final le destrozaba el cuello y que le impedía sacar con la potencia necesaria para hacer frente a todo un número cinco del mundo. Y ahora espera que la dolencia no sea lo suficientemente grave para no tener que pasar por el quirófano.

Sólo hicieron falta tres sets para que un Ferrero con renovadas ilusiones, empuñando de nuevo la raqueta con la que alcanzó en el 2003 el puesto de número uno del mundo, y ahora otra vez bajo la tutela de su entrenador de siempre, Antonio Martínez Casacales, despachase al australiano Alun Jones por 6-4, 6-4 y 6-2, en un mejor partido aún que el primero ante el alemán Nicolas Kiefer.

Incombustible es el adjetivo que mejor define la actuación de Virginia Ruano al deshacerse primero de la colombiana Catalina Castaño por 6-2 y 6-4 y dos horas después ganar el encuentro de dobles junto con Anabel Medina a la alemana Angelique Kerber y la austríaca Yvonne Meusburger, por 6-2 y 6-0, sobreponiéndose al final de un catarro mal curado, que le ha hecho perder casi ocho kilos.

Quienes la conocen bien saben que sólo la experiencia y la garra de la veterana jugadora de Madrid de 34 años, que ha tenido fiebre los últimos días y que apenas sale del hotel para ir al club, han servido para salvar ambas situaciones, teniendo en cuenta además que en la pista debe cuidar su respiración para que su corazón no se acelere. Ahora se encuentra a sólo dos pasos de su mejor resultado individual en Melbourne, los cuartos de final de 2003.

Ruano se medirá en tercera ronda con la eslovaca Daniela Hantuchova, cuartofinalista en 2003, que venció a la francesa Alize Cornet. Y para Ferrero llega ahora su piedra de toque porque su rival será el argentino David Nalbandian, semifinalista hace dos años, que liquidó al australiano Peter Lucza en cuatro sets.

Ferrer, por su parte, jugará contra el veterano estadounidense Vincet Spadea, que necesitó de cinco mangas para imponerse al alemán Denis Gremelmayr, tras salvar tres puntos de partido.

Aunque pudo ganar los tres sets, el madrileño Fernando Verdasco dejó escapar todos ellos ante el serbio Janko Tipsarevic (7-5, 7-6 y 7-6), un resultado que le privará de medir fuerzas con el suizo Roger Federer, un partido que Verdasco calificó "para disfrutar".

También dejó de soñar Oscar Hernández, que ante el checo Tomas Berdych, 13 favorito, sucumbió por 6-2, 6-1 y 6-3.