Archivo de Público
Viernes, 3 de Junio de 2011

Flexibilidad en ligamentos es común en la adolescencia: estudio

Reuters ·03/06/2011 - 18:01h

Por Amy Norton

Un estudio efectuado en el Reino Unido sugiere que muchos adolescentes, en especial las mujeres, tendrían algún grado de hiperlaxitud ligamentaria, un signo, según los autores, de que esa flexibilidad extrema en los ligamentos suele ser normal.

Y esto, señalan, plantea si el síndrome de hipermovilidad articular benigna (SHAB) está sobrediagnosticado.

El SHAB es una flexibilidad extrema en las articulaciones que no está causada por una enfermedad grave, como el síndrome de Marfan, un trastorno hereditario que afecta los tejidos del cuerpo.

A menudo, las personas con el síndrome sienten dolor articular, pero no siempre.

Y existe controversia en con qué frecuencia la flexibilidad articular es la causa de ese dolor, explicó la doctora Jacqui Clinch, consultora de reumatología pediátrica del Hospital de Niños Bristol Royal, de Gran Bretaña y autora principal del estudio publicado en la revista Arthritis & Rheumatism.

El equipo de Clinch halló que de 6.000 adolescentes de 14 años evaluados, el 27 por ciento de las mujeres y el 11 por ciento de los varones reunían el criterio de SHAB.

Con la escala de Beighton, los médicos analizaron si ciertas articulaciones eran hiperflexibles.

Por ejemplo, estudiaron si las rodillas y los hombros se doblaban hacia atrás, si el pulgar se podía flexionar hasta tocar el brazo, si el dedo meñique se podía doblar hacia atrás más allá de los 90 grados y si la persona podía tocar el piso con las palmas sin doblar las rodillas.

Un resultado de 4 o más en la escala de Beighton, que confirma que una persona tiene por lo menos cuatro articulaciones hipermóviles, es el punto de corte para diagnosticar el SHAB.

"Nuestro estudio demostró que la hiperlaxitud ligamentaria es muy común en los niños", dijo Clinch.

El 45 por ciento de las mujeres y el 29 por ciento de los varones tenían dedos hipermóviles. Y en la "gran mayoría", dijo Clinch, esa flexibilidad no causa problemas y hasta brinda cierta pericia en los deportes o en el uso de instrumentos musicales que demandan mucha habilidad con las articulaciones y los dedos.

Es más: según Clinch, los resultados sugieren que el punto de corte de la escala de Beighton sería demasiado bajo para diagnosticar el SHAB o que no es la herramienta adecuada para evaluar la hipermovilidad en los niños.

FUENTE: Arthritis & Rheumatism, online 5 de mayo del 2011