Jueves, 17 de Enero de 2008

Al menos siete guerrilleros tamiles muertos en combates en Sri Lanka

EFE ·17/01/2008 - 10:16h

EFE - Un herido del atentado en un autobús de pasajeros a su paso por Buttala, a 220 km de Colombo, recibe atención médica en un hospital de Padaviya, Sri Lanka, ayer 16 de enero de 2008.

Al menos siete miembros de la guerrilla de los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil (LTTE) han muerto en enfrentamientos con el Ejército de Sri Lanka en el norte del país, informó hoy el mando militar ceilandés en un comunicado.

En el distrito de Jaffna, dos guerrilleros perdieron la vida ayer en una ofensiva lanzada por el Ejército en la zona de Muhamali, mientras que un tercer rebelde murió en Killali.

En otro combate en el área de Vilathikulam, otro miembro de los Tigres tamiles perdió la vida, según la fuente.

En los distritos de Mannar y Welioya, también en el norte, otros tres guerrilleros murieron en operaciones militares lanzadas por las tropas del país.

Esta misma mañana las fuerzas aéreas del Ejército ceilandés bombardearon un refugio de los Tigres tamiles en el distrito de Killinochchi, en el norte del país.

Sin embargo, la web "Tamilnet", afín a la guerrilla, aseguró que el ataque aéreo fue lanzado cerca de una escuela y que siete civiles resultaron heridos.

Según esta última la fuente, los "Tigres" han respondido a las tropas con un ataque en el que han utilizado armamento antiaéreo contra los aviones de combate usados por Ejército para efectuar los bombardeos en Killinochchi.

Las tropas ceilandesas también anunciaron el hallazgo de un arsenal de armas compuesto por 600 minas antipersona, 600 fusiles, tres lanzagranadas y otros equipamientos militares en el distrito de Batticaloa, en el este del país.

El Ejército ceilandés se incautó de las armas durante una redada que tuvo lugar ayer en la zona de Miyangolia.

Estos últimos episodios de violencia acontecen un día después de que 27 personas murieran y otras 49 sufrieran heridas en un atentado contra un autobús de pasajeros en el este del país, según las últimas cifras oficiales.

El ataque se produjo cuando finalizaba formalmente el acuerdo de alto al fuego suscrito entre el Gobierno ceilandés y los Tigres tamiles en febrero de 2002.

El pasado 2 de enero, el Gobierno rompió unilateralmente el acuerdo, aunque éste existía sólo sobre el papel ya que los combates han sido constantes desde la suspensión de las negociaciones de paz en octubre de 2006.