Archivo de Público
Miércoles, 1 de Junio de 2011

¿Cuál es la mejor forma de manejar distocia de hombros en parto?

Reuters ·01/06/2011 - 15:01h

Por Megan Brooks

Los médicos que enfrentan una complicación durante el parto denominada distocia de hombros deberían sacar el hombro posterior después de haber intentado las dos maniobras aceptadas, según indicó un nuevo estudio.

Esas dos maniobras son la McRoberts y la presión suprapúbica.

La distocia de hombros es un problema por el cual, una vez sale la cabeza fetal, se dificulta el desprendimiento de los hombros del estrecho canal de la pelvis materna. Es una complicación poco frecuente, pero se la considera una emergencia obstétrica.

"La novedad de este estudio es que uno de los más grandes sobre este problema y que se concentra en el resultado de la lesión neonatal", comentó el autor principal, doctor Matthew Hoffman, de Christiana Care Health System, en Delaware.

Con un estudio retrospectivo, el equipo de Hoffman halló que, luego de esas dos maniobras, el parto del hombro posterior superó la efectividad de las otras dos prácticas en el manejo agudo de la distocia de hombros con una tasa comparable de lesión neonatal.

El estudio, según los autores, confirma que cuantas más maniobras se necesitan para resolver la distocia de hombros, más posibilidad existe de lesión neonatal.

Dada la baja frecuencia de la distocia de hombros y, también, de la lesión neonatal, el autor dijo que los médicos no cuentan con datos clínicos sólidos sobre cómo manejar esa complicación.

"Nuestros datos confirman los resultados de varios modelos computacionales que determinaron que el parto del hombro posterior es la opción más efectiva entre las maniobras terciarias", indicó el autor. Y, eso, agregó, "nos tranquiliza".

Según publica la revista Obstetrics & Gynecology, los autores utilizaron una base de datos electrónica para identificar a 132.098 mujeres con un bebé a término, en posición cefálica, nacido por vía vaginal.

En total, 2.018 partos (el 1,5 por ciento) incluyeron distocia de hombros y 101 recién nacidos (el 0,08 por ciento) sufrieron lesión neonatal.

La lesión más común fue la parálisis de Erb (en el 59,4 por ciento), seguida de una fractura de clavícula (en el 38,6 por ciento). Hubo seis casos de encefalopatía hipóxica-isquémica (en el 5,9 por ciento). No se registraron muertes neonatales por la distocia de hombros.

Las maniobras para resolver la distocia de hombros en la cohorte fueron la de McRoberts, presión suprapúbica, maniobra de Rubin, parto del hombro posterior, maniobra de Woods, de Gaskin, de Zavanelli y la presión fundal. Se utilizaron 1,86 maniobras por cada caso.

Según el equipo, en el 84,4 por ciento de los partos se resolvió la distocia de hombros al intentar el parto del hombro posterior.

Este resultado supera las tasas de éxito de otras maniobras, que en el estudio variaron entre el 24,3 por ciento con la maniobra de McRoberts y el 72 por ciento con la maniobra de Woods.

"Dado que el objetivo principal es la rápida solución de la distocia de hombros, el parto del hombro posterior después de maniobras no tan técnicas, como la de McRoberts y la presión suprapúbica, sería un enfoque adecuado", concluyó el equipo.

No se observaron diferencias significativas en las tasas de lesión neonatal con parto del hombro posterior (el 8,4 por ciento) y el resto de las maniobras (entre el 6,1 y el 14 por ciento).

De todos modos, el riesgo de producir una lesión neonatal creció con la cantidad de maniobras utilizadas, lo que "refuerza el argumento en favor de adelantar el uso de la maniobra más efectiva (del hombro posterior) ante casos de distocia de hombros", señalaron los autores.

FUENTE: Obstetrics & Gynecology, junio del 2011