Miércoles, 16 de Enero de 2008

La ONU pide ayuda urgente para Kenia

El último episodio violento en la zona ha tenido lugar hoy. Dos personas han muerto en una concentración pacífica debido a la brutalidad de la represión policial, según fuentes de la oposición. 

EFE ·16/01/2008 - 22:02h

Una mujer ayuda a un herido por la policía durante unos disturbios ocurridos en Kisumu, Kenia. Al menos dos personas han muerto y otras dos han resultado heridas, según la oposición. EFE

La ONU ha pedido hoy, en nombre del Gobierno de Kenia, 42 millones de dólares (28,5 millones de euros) en ayuda de urgencia para asistir a los cerca de 500.000 afectados por la violencia desatada tras las elecciones del 27 de diciembre.

El subsecretario general de la ONU para Asuntos Humanitarios, John Holmes, ha señalado que la ayuda financiera solicitada forma parte de un plan elaborado por las Naciones Unidas y otras 22 entidades humanitarias para responder a la crisis que vive la sociedad keniana.

Unos 10 millones de dólares se destinarán a la distribución de alimentos, construcción de refugios y proyectos para proteger a la población civil de la violencia, según la ONU.

"Lo que deseamos es que se produzca un regreso a la normalidad, una solución política, que todos los líderes hagan lo posible para prevenir la violencia, proteger a los civiles y detener cualquier espiral hacia un conflicto étnico", enfatizó Holmes.

Entre los 64 programas incluidos en la solicitud de fondos está el tratamiento de los traumatizados por la violencia, particularmente los menores y el de las víctimas de abusos sexuales, que se han convertido en una práctica de castigo a las comunidades rivales.

Según la ONU y la Cruz Roja de Kenia, la mayor parte de los afectados provienen de tres provincias occidentales en el valle del Rift, así como de los barrios pobres de la capital, Nairobi.

Fuerza policial contra una manifestación pacífica 

Las protestas que se han registrado desde las elecciones han causado más de 600 muertes y 250.000 desplazados a causa de la violencia desatada tanto por los disturbios contra el Gobierno como por las luchas tribales por la rivalidad política latente.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) proporciona comida a unas 227.000 personas, principalmente parte de la población desplazada.

La violencia volvió a aparecer hoy en el país africano, donde dos personas murieron hoy y varias resultaron heridas a causa de la dura represión con la que las fuerzas del orden respondieron a la primera de varias manifestación pacíficas convocadas esta semana por la oposición.

La concentración central, en Nairobi, estaba convocada en el parque Uhuru, que significa "libertad" en swahili, y a ella iban a acudir los dirigentes del Movimiento Democrático Naranja (ODM), incluido su máximo líder, Raila Odinga.

Odinga sostiene que la victoria del presidente Mwai Kibaki en las disputadas elecciones generales del pasado 27 de diciembre se debió al fraude.

Según el ODM, los muertos se registraron en Kisumu, al noroeste de Nairobi, por disparos de la policía, aunque las autoridades dicen que sólo hubo uno.