Archivo de Público
Martes, 31 de Mayo de 2011

Rubalcaba se siente el candidato de "miles de dedazos" de socialistas

El vicepresidente niega las presiones para evitar las primarias en el PSOE y afirma que cuenta con Chacón

CAROLINA MARTÍN ·31/05/2011 - 01:00h

"Ni dedazo ni conspiración", sentenció ayer el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante su primera intervención ante los medios como candidato oficial a las primarias en el PSOE y en la que esbozó algunas líneas generales de su proyecto. "Me presento porque creo que puedo ganar las elecciones y porque tengo un programa de Gobierno que ofrecer a España", explicó 48 horas después de ser aclamado candidato por el Comité Federal del partido.

Esta es una de las razones, advirtió, que le han llevado a presentarse a las primarias para suceder a José Luis Rodríguez Zapatero. Pero no la primera. Ese lugar lo ocupa el empujón que sintió durante la campaña, cuando "los militantes de base" le animaban a que diese el paso. Especialmente, los que se encontró en Andalucía. La decisión, dijo, la tomó entre los mítines de Granada y Vigo, es decir, entre el 14 y el 20 de mayo.

El vicepresidente quiso dejar constancia de que su candidatura no es por designación de Zapatero, sino fruto del apoyo de los socialistas. "He recibido miles de dedazos de compañeros que me decían ¡Preséntate!", resaltó Rubalcaba, recurriendo al término con el que los socialistas llevan años cuestionando la elección del líder del PP, Mariano Rajoy, en 2003. Y que ahora, parece que se vuelve contra ellos. Los conservadores advierten similitudes en el proceso de elección y algunos socialistas han cuestionado el procedimiento.

El vicepresidente primero, que no ve ninguna incompatibilidad en seguir en el Gobierno, negó la mayor. Rubalcaba sostuvo que su candidatura ha sido apoyada, de momento, por "trescientos dedazos del Comité Federal", aunque espera que vengan más en las próximas semanas, durante sus encuentros con los afiliados. No obstante, él no tiene que recibir avales al contar con el respaldo del máximo órgano de dirección entre congresos del PSOE. En cuanto a las críticas sobre su candidatura de Rajoy y las de líder de los conservadores andaluces, Javier Arenas, el ministro recordó que los tres políticos tienen "una biografía larga e incluso parecida". Los tres han sido ministros y vicepresidentes. Sin embargo, hay algo que les separa: "Yo nunca he sido candidato y ellos sí", apuntó, para luego jactarse de que los conservadores "sólo ganan cuando no se presentan. Entre los dos acumulan cinco derrotas". Todo un récord, apuntilló.

Malas interpretaciones

Preguntado por las supuestas presiones para acabar con la candidatura a las primarias de la ministra de Defensa, Carme Chacón, que ella misma insinuó el pasado jueves cuando renunció a presentarse para garantizar la estabilidad del PSOE y del propio Ejecutivo, Rubalcaba declaró no haberse sentido aludido.

"No voy a entrar en lo que ha pasado", subrayó el vicepresidente primero al ser interpelado por segunda vez sobre la actitud de Chacón. En su opinión, se han dicho "mentiras" y ha habido "malas interpretaciones" bajo el anonimato de los "señores fuente", cuando "hay un relato de los hechos que todo el mundo ha visto", razonó.

Rubalcaba reveló ayer que el pasado domingo había tenido "una larga conversación por teléfono" con la ministra para agradecerle las palabras que había pronunciado sobre él en una entrevista en TVE y donde aludió a su "dilatada hoja de servicios". "Es uno de mis activos. No he oído nunca a nadie criticar a un candidato por tener experiencia", defendió el vicepresidente, que quiso zanjar las diferencias de los últimos días. "Le dije que contaba con ella", detallóRubalcaba, destacando que Chacón le respondió que va a ayudarle.

Cualquier otro comentario se lo hará en privado a la titular de Defensa porque, recordó, tiene una amistad de hace años con ella. Si persiste alguna duda sobre el proceso entre los militantes del PSC, Rubalcaba tendrá la oportunidad de despejarla la próxima semana, fecha en que tiene previsto acudir a Catalunya. Es "una comunidad enormemente importante", señaló el ministro, que admitió la "relación compleja" que existe entre esta autonomía y el resto de España y que tratará de resolver. Tampoco hay que desdeñar la fuerza de la formación catalana en las generales y la pérdida de apoyos el22-M y en las autonómicas de noviembre de 2010.

En las elecciones generales de 2008, los socialistas catalanes batieron su récord de apoyo ciudadano al lograr 1,6 millones de votos, que se tradujeron en 25 escaños. Es la segunda organización territorial más fuerte para el PSOE, sólo adelantada por Andalucía, que aportó 36 diputados con sus 2,3 millones de papeletas. Con estos datos y consciente de que el PSOE de Andalucía apoyaba inicialmente a Chacón, no es de extrañar que Rubalcaba inicie su campaña de primarias en esta comunidad. Si bien durante la de las municipales ya se desplazó en varias ocasiones allí y se sintió "muy cómodo".

La gira comenzará en Sevilla este miércoles y el fin de semana recalará en Cantabria su tierra natal y, previsiblemente, en Asturias comunidad a la que se siente muy unido y donde veranea. En este periplo, Rubalcaba entrará en contacto con los militantes para dar forma al programa. "Creo en los proyectoscooperativos. Tomo muy pocas decisiones individualmente, siempre consulto y me tomo mi tiempo", advirtió, resaltando que tomará ideas de dentro y de fuera del partido.

Las claves del proyecto

El bosquejo de lo que quiere para España y los españoles Rubalcaba lo tiene ya en la cabeza. El vicepresidente explicó que su proyecto combinará "continuidad y cambio". Entre otras razones, porque hay "leyes y derechos que están en cuestión si gana el PP". "Hay cosas que tenemos que luchar por mantener", remachó, poniendo como ejemplo la Ley del Aborto.

La continuidad vendrá del lado de las reformas, que habrá que completar, y el cambio por la forma de trabajar y producir. El único candidato que formalmente se presenta a las primarias aseveró que, ante la crisis, es fundamental procurar una salida por la izquierda. "Queremos que nadie se quede atrás en la salida de la crisis", señaló como referencia moral de su futuroprograma.