Archivo de Público
Lunes, 30 de Mayo de 2011

Fujimori y Humala usan el pasado como arma electoral

Los dos candidatos están empatados ante la segunda vuelta este domingo

HERBERT HOLGUÍN V. ·30/05/2011 - 22:00h

REUTERS - Fujimori y Humala volvieron a verse las caras el pasado domingo. -

Es común que los debates presidenciales también sirvan para que los candidatos recuerden a sus adversarios algunos lastres de su pasado. El debate del domingo en Perú, entre Keiko Fujimori y Ollanta Humala, aspirantes a la Presidencia, fue un caso ejemplar. Ambos tienen pasajes de su vida que han esquivado o maquillado a lo largo de una campaña que ha dividido al país.

Una desde su árbol genealógico: es la hija del dictador Alberto Fujimori, hoy en prisión por corrupción y violación de derechos humanos; además, ejerció de primera dama durante parte del mandato de su progenitor, uno de los más corruptos de Perú. El otro, un pasado turbio cuando combatió el terrorismo como militar en la selva peruana, y una admiración por Hugo Chávez que aún genera anticuerpos en parte del electorado.

En el último debate televisivo hubo dardos envenenados en vez de propuestas

A seis días de las elecciones y con un empate técnico en recientes sondeos, ambos se esforzaron más en afilar sus dardos que en explicar sus propuestas a los casi 20 millones de electores. No obstante, las críticas permitieron recordar los riesgos que afronta Perú con uno u otro.

Fuego cruzado

"Son las mismas personas que estuvieron en el régimen de Fujimori y Montesinos [su maquiavélico asesor en la sombra] las que hoy acompañan a Keiko Fujimori", disparó Ollanta Humala, militar jubilado de izquierdas. En efecto, los opositores a Keiko Fujimori aseguran que es imposible que los mismos personajes que pervirtieron la política y el Estado peruanos durante el fujimorato se hayan regenerado. Dos casos: la acompañan Alejandro Aguinaga, ministro de Salud cuando ocurrieron los casos de esterilizaciones forzadas a mujeres pobres, y Luisa María Cuculiza, quien en un vídeo grabado de forma oculta sugiere a Montesinos que haga "desaparecer" a un político opositor.

"Le acompañan las mismas personas del régimen de Fujimori y Montesinos"

"Mi contrincante, el comandante Humala está acusado de sobornar testigos en procesos por violación de derechos humanos y ha intentado dos golpes de Estado", fue la réplica de la candidata de Fuerza 2011. La heredera del Chino recordó así que testigos que señalaron a Humala de haber ordenado matar a pobladores en la selva se retractaron luego. La evocación de los "golpes de Estado" son los llamados casos Locumba y Andahuaylazo. El primero fue un fallido levantamiento militar que Ollanta lideró con su hermano; el otro en la toma de una comisaría, que Ollanta avaló desde el extranjero, y que dejó cuatro policías muertos.

Mis propuestas, las tuyas

Pese a que Keiko es reconocida de extrema derecha, mientras que Humala está en la extrema izquierda, fueron muchas las coincidencias en las propuestas de ambos.

"El comandante Humala está acusado de sobornar testigos"

Por ejemplo, en cuanto a la seguridad ciudadana los dos plantearon duras condenas a los violadores de menores y la modernización de la Policía Nacional para la lucha contra la delincuencia.

Algo similar ocurrió en cuanto a la inversión privada. Mientras que Keiko aseguró que el Ministerio de Economía debe facilitarla, Ollanta dijo que el capital privado es una herramienta para la lucha contra la pobreza, una idea que en el Humala de años pasados hubiera sonado a sacrilegio.