Miércoles, 16 de Enero de 2008

La ONU asegura que Argelia ignoró la petición de aumento de seguridad antes del atentado

EFE ·16/01/2008 - 19:56h

EFE - Escombros de un edificio afectado por los atentados del pasado 11 de diciembre. Diecisiete empleados de la ONU murieron en el atentado. EFE/Foto cedida ONU

El director del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Kemal Dervis, aseguró hoy que Argelia ignoró la petición de aumentar la seguridad en la sede de la organización en Argel antes de que fuera blanco de un atentado el pasado diciembre.

Durante una conferencia de prensa en la ONU, Dervis señaló que el responsable de seguridad del organismo en Argel envió una carta al Gobierno argelino en la que solicitaba medidas adicionales de seguridad, como el cierre al tráfico de la calle donde está la sede del organismo, ante la posibilidad de sufrir un ataque terrorista.

"Le pedimos al Gobierno que hiciera más y no nos respondió, no es que nos dijera que no, pero no nos respondió", agregó.

La sede de la ONU en Argel se desplomó el pasado 11 de diciembre tras la explosión de un camión bomba que se empotró contra su estructura y 17 de sus empleados murieron.

Un segundo camión bomba estalló casi simultáneamente en otro punto de la capital argelina, cerca de las sedes del Tribunal Supremo y del Consejo Constitucional argelinos.

Dervis especificó hoy que la solicitud de mayores medidas de seguridad se produjo después de la cadena de atentados perpetrados en los meses anteriores en el país, reivindicados por la organización terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

Como consecuencia del atentado de Argel la ONU decidió ordenar a los empleados en Argelia y en otros cinco países que trabajaran desde sus casas, aunque no tienen indicios de amenazas específicas nuevas, prosiguió Dervis.

"La ONU se ha convertido en un blanco específico y eso nos representa un gran desafío", indicó el responsable del PNUD, la principal agencia de desarrollo de las Naciones Unidas.

Una posibilidad, indicó, es que "en algunos casos no nos quedará más remedio que hacer las maletas y marcharnos".

Otro cambio provocado en el sistema de seguridad de la ONU por el ataque de Argel es la posible modificación de criterios para determinar los niveles de peligro de cada una de las sedes de la organización en el mundo.

Pese a los atentados perpetrados por AQMI en el pasado en Argelia, el edificio en Argel estaba en el mínimo nivel en el momento del ataque debido a que no se había recibido ningún indicio específico de que podría ser un blanco, apuntó Dervis.

En ese sentido, anotó, la sede en Islamabad, la capital de Pakistán, está en el nivel mínimo de seguridad, lo que también se está evaluando.