Viernes, 27 de Mayo de 2011

ACS acusa a Iberdrola de restringir los derechos de voto de los accionistas

EFE ·27/05/2011 - 23:59h

EFE - El secretario general de ACS, José Luis del Valle (i), tras realizar su exposición donde avanzó hoy que la constructora se opondrá a varios puntos de los acuerdos de la Junta de Iberdrola que, a su juicio, buscan ampliar los poderes de su presidente, Ignacio Sánchez Galán, impedir la presencia de ACS en el Consejo y limitar sus derechos de voto.

La constructora ACS, con un 19 % de Iberdrola, ha usado la Junta de la eléctrica para reprocharle que impida su acceso al Consejo y quiera restringir sus derechos de voto,ante lo que el presidente de Iberdrola ha subrayado que lo que debe prevalecer es el interés social de la empresa.

A través del secretario del Consejo de ACS, José Luis Del Valle, la constructora que preside Florentino Pérez ha aprovechado su turno de intervención para mostrar su desacuerdo con las propuestas de la eléctrica, con la "obsesión" de impedir su entrada en el Consejo.

En un discurso con un tono bastante duro, Del Valle defendió el rechazo de la constructora a algunas de las modificaciones planteadas en los estatutos de la eléctrica que, a su juicio, buscan restringir sus derechos.

Pese a esto, Iberdrola logró el respaldo de la mayoría de los accionistas del grupo para sacar adelante todos los acuerdos de la Junta.

De las 23 propuestas votadas en la Junta, Iberdrola ha logrado el apoyo de más del 90 % de los accionistas en catorce y en sólo dos se han quedado por debajo del 80 %.

Entres los acuerdos, está la integración de Iberdrola Renovables, el pago de un dividendo que eleva la retribución global a 0,331 euros contando con la prima de asistencia, así como la reducción de 15 a 14 del número de consejeros.

Junto a este último punto, Del Valle mostró su rechazo a la modificación de varios artículos de los estatutos de la eléctrica, como el 30.1 por el que se fija que no podrán ejercitar su derecho de voto en la Junta General en relación con los asuntos o propuestas "los accionistas que se hallen en conflicto de interés".

También mostró su negativa al 27.1 que señala que corresponde al presidente (de Iberdrola) "rechazar las propuestas formuladas por los accionistas durante sus intervenciones cuando resulten improcedentes (...)" y "resolver sobre la suspensión o limitación de los derechos políticos y, en particular, del derecho de voto de las acciones".

En ambos casos, el representante de ACS señaló que ningún estatuto social, Consejo o presidente "puede restringir o limitar, y mucho menos, suspender o denegar el principal derecho político del que goza todo accionista de una sociedad anónima, que es el derecho de voto en las Juntas Generales".

ACS además utilizó el hecho de que el presidente de la BBK, Mario Fernández, esté en el consejo de Repsol para pedir a Iberdrola que "use la misma vara de medir" y excluya de su Consejo a los representantes de BBK, segundo accionista de la eléctrica con un 6,5 %.

La constructora añadió que se reserva el derecho a impugnar también la Junta de hoy.

En su respuesta, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, que centró su discurso ante los accionistas en el modelo de negocio y en la estrategia de la eléctrica, recordó a ACS que el Juzgado Mercantil de Bilbao respaldó a Iberdrola en la impugnación de la Junta que ACS realizó el año pasado, cuando reclamó un puesto en el Consejo.

"El interés social de la empresa debe prevalecer sobre el sistema que permite a un accionista designar a un consejero por representación proporcional", apuntó Galán citando la sentencia.

En su discurso ante los accionistas, el presidente de Iberdrola señaló que los cambios propuestos en los estatutos sociales buscan fomentar la participación de los accionistas y el ejercicio "responsable de sus derechos y sus deberes de lealtad, buena fe y transparencia".