Viernes, 27 de Mayo de 2011

Tres buenos pies para un solo banco

Puyol, Abidal y Mascherano, las tres opciones de Guardiola para cubrir dos de los puestos de la zaga

NOELIA ROMÁN ·27/05/2011 - 23:43h

NOELIA ROMÁN - Abidal.

Como hace un par de años en Roma, a Pep Guardiola se le presenta un dilema en la defensa. Entonces, fue por defecto: privado de Alves, Abidal, Márquez y el autodescartado Keita, el técnico del Barcelona recurrió a Sylvinho como solución. Ahora, es por exceso: tres jugadores se disputan dos puestos en la zaga. Guardiola tendrá que elegir entre Puyol, Abidal y Mascherano para acompañar a Piqué en el centro de la zaga y cubrir el lateral izquierdo.

Y aunque el técnico azulgrana ya ha cerrado su primera elección Abidal apunta a descarte de entrada, los condicionantes le han ocupado no poco. No puede obviar Guardiola que, tras sus percances, Puyol y Abidal llegan a Wembley sin el ritmo que la competición le ha dado a Mascherano, excelente en su desempeño como central desde que ocupó esa posición, ya en el tramo final de la temporada.

El argentino ha contraído méritos para formar pareja con Piqué en el centro de la zaga, su ubación más probable, aun en el supuesto de que Puyol regrese al once, un mes después de su última actuación. El capitán reapareció para disputar tres de los cuatro clásicos ante el Madrid se perdió la Copa , tras tres meses de ausencia por una tendinopatía en la rodilla izquierda que le obligará a seguir tratándose tras esta final. Guardiola siempre remite al excelente rendimiento de Puyol en aquellos tres partidos para justificar su probable alineación hoy en el lateral izquierdo.

La cuestión con Abidal tiene un cariz tan sentimental como deportivo. Ausente ya en Roma por sanción, el cáncer de hígado sufrido y superado por el francés ha sido el golpe que más ha dolido al vestuario azugrana. Jugar por su hígado fue el extra que Guardiola esgrimió en las semifinales de la Champions ante el Madrid, escenario también de su reaparición. Y logrado el objetivo, nada le gustaría más al técnico que recompensar a Abidal con un puesto en la final que moralmente ayudó a alcanzar. La recuperación del francés ha sido casi milagrosa y jugar en Wembley la culminaría. "No hay mejor ejemplo que Abi y Puyol: ellos nos dan la fuerza", cerró ayer Guardiola.