Miércoles, 3 de Octubre de 2007

Condenados 4 marroquíes a 48 años de cárcel por secuestrar a dos compatriotas recién llegados en patera

EFE ·03/10/2007 - 18:53h

EFE - La Audiencia Provincial condenó a un total de 48 años de cárcel a cuatro ciudadanos marroquíes que encerraron en un "zulo" de "reducidísimas dimensiones" situado en El Ejido a dos compatriotas recién llegados en patera a Almería, a los que exigieron para su liberación el pago de mil euros. EFE

La Audiencia Provincial condenó a un total de 48 años de cárcel a cuatro ciudadanos marroquíes que encerraron en un "zulo" de "reducidísimas dimensiones" situado en El Ejido a dos compatriotas recién llegados en patera a Almería, a los que exigieron para su liberación el pago de mil euros.

Los hechos por los que H.M.Z., M.Z., A.M. y M.B. -residentes en dos infraviviendas contiguas ubicadas en el paraje de la Cumbre de San Agustín- fueron considerados autores de dos delitos de secuestro, por los que se les impuso la pena de seis años de prisión por cada uno de ellos, ocurrieron entre el 29 de abril y el 3 de mayo de 2006, según consta en la sentencia a la que tuvo acceso Efe.

Tras detectar deambulando por la zona a varios inmigrantes que acababan de llegar en patera, dos de los procesados abordaron a Z.Y., que caminaba en busca de un locutorio para contactar con su familia, y le alertaron de que las Fuerzas de Seguridad del Estado merodeaban por la zona, por lo que, tras asegurar que trataban de protegerle, le llevaron a la chabola en la que le retuvieron.

Horas después, en una zona próxima a la playa de Almerimar, también en El Ejido, los otros dos imputados se abalanzaron contra A.A., al que trasladaron "por la fuerza" al mismo habitáculo.

Una vez en el lugar, los procesados reclamaron a ambas víctimas para su liberación el pago en efectivo de mil euros o, si carecían de recursos, un teléfono para contactar con sus familiares en Marruecos para exigirles a ellos el pago.

Al negarse ambos a satisfacer tal cantidad, fueron introducidos en un "zulo" del inmueble de "reducidísimas dimensiones" y sin ventanas, según expresa la propia sentencia.

Ante la imposibilidad de abandonar el lugar, que estaba cerrado por fuera con un cerrojo y sometido a vigilancia las 24 horas del día, Z.Y. pagó el 3 de mayo la cuantía reclamada -que ocultó durante ese período bajo sus ropas- y fue abandonado por sus captores en la barriada ejidense de las Doscientas Viviendas.

Durante la misma jornada, agentes de la Guardia Civil irrumpieron en el cortijo, desde cuyas inmediaciones se escuchaban "gritos desgarradores", según su propio testimonio durante el juicio, y liberaron a la segunda víctima, además de detener a los cuatro marroquíes, que permanecen en prisión desde entonces.

De las pruebas practicadas durante el acto de juicio oral celebrado en la sección tercera de la Audiencia, en el que el ministerio público reclamó 16 años de cárcel para cada imputado, por la libre absolución solicitada por la defensa, la magistrada consideró suficientemente acreditada la autoría de los hechos por parte de los imputados.