Viernes, 27 de Mayo de 2011

Pasteles, bollos y tartas "literarias" para endulzar la Feria del Libro

EFE ·27/05/2011 - 07:30h

EFE - Dos aficionados a los libros en un puesto de la feria. EFE/Archivo

Literatura y gastronomía se aúnan para celebrar la Feria del Libro, que arranca hoy en Madrid y en la que este año los amantes de la lectura, además de leer sus novelas favoritas, podrán "degustarlas".

Para hacerlo posible, la madrileña pastelería Nunos ha creado una colección de pasteles, bollos y tartas con forma de libro, en la que, como en la feria, se podrá encontrar desde una obra de bolsillo hasta la última novedad del mercado literario recién horneada y con una réplica de la firma del autor.

Su propietario, el pastelero José Fernández, ha explicado a Efe que, como los libros, sus dulces tienen portada, páginas y texto, pero que "en lugar de leerlos, se comen".

Una biblioteca dulce donde se unen la pasión por la pastelería y por la lectura y en la que hay desde pasteles "de bolsillo Mil Hojas", al alcance de todas las economías, a "tartas-libro" -de mousse de queso o chocolate con crema de cítricos o frutas del Caribe- personalizadas con letras manuscritas de chocolate.

Una colección en la que caben distintos géneros literarios, que se distinguen a través de los colores de las portadas de unos pequeños bocados de hojaldre y crema con forma de libro.

"Hemos intentando darle a la novela negra un color y sabor oscuro con chocolate Gonson Noir; a la romántica, su color rosa y un sabor a violetas; y a la de aventuras, un amarillo y un toque de limón y jengibre", ha indicado Fernández.

El pastelero ha señalado que el objetivo de esta clasificación es crear la sensación de que "uno se come y saborea sus propias lecturas" y que al degustar el dulce "uno piense en su libro favorito".

Esta particular biblioteca pastelera también incluye unas chocolatinas en forma de libro rellenas de praliné, manzana o limón y el "Gran libro de Chocolate", una bombonera de chocolate comestible que esconde bombones de caramelo y frutas.

Según Nunos Pastelería, esta colección de libros comestibles hará, hasta el próximo 12 de junio, más cierto que nunca el refrán "libro prestado, comido o devorado".

Clara González Zunzarren