Viernes, 27 de Mayo de 2011

Algunas partes de la Luna contienen tanta agua como la Tierra

El contenido de agua es cien veces mayor de lo que se creía, equiparándolo al del manto externo terrestre

PÚBLICO ·27/05/2011 - 01:00h

Hasta hace menos de cinco años, la comunidad científica aceptaba que la Luna era una roca seca, quizá con la salvedad de algunos cráteres sombreados en los polos que podrían albergar hielo procedente de impactos de asteroides y cometas. En 2009, las observaciones confirmaron que hay agua en la Luna, en una cantidad que después llegó a estimarse en 600 millones de toneladas. Hoy la cantidad se corrige de nuevo al alza, hasta el punto de que ya no será tan fácil cuantificarla.

Uno de los equipos que investigan el agua lunar no utiliza sondas ni telescopios, sino muestras recogidas hace décadas por las misiones Apolo de la NASA. Se trata de cristales procedentes de las antiguas erupciones de los volcanes lunares. El grupo que dirige el geoquímico argentino Alberto Saal en la Universidad Brown de EEUU ya publicó en 2008 que los cristales analizados todavía retenían agua, aunque habían perdido la mayor parte y era difícil estimar el contenido original.

En el nuevo estudio, que hoy publica Science, Saal y su equipo, en colaboración con otras instituciones de EEUU, han analizado cristales que contienen inclusiones de magma aisladas del exterior y que por tanto actúan como cápsulas del tiempo, reteniendo intacto su contenido original. Empleando herramientas de medición ultrasensibles, han descubierto que el contenido de agua es cien veces mayor de lo que se creía, equiparándolo al del manto externo terrestre.

Los científicos llegan a sugerir un replanteamiento de la actual teoría sobre el origen de la Luna. Hasta hoy se asume que se formó por una colisión catastrófica que evaporó todos los elementos volátiles, incluyendo el agua. Los resultados muestran que no es así y que al menos parte del agua acumulada en los polos probablemente no procede de cometas, sino del propio magma lunar.