Miércoles, 16 de Enero de 2008

Francia parte como favorito con el permiso de seis países

Los defensores del título continental tendrán enfrente a potencias como España, Croacia, Alemania y alguna que otra sorpresa

AGENCIAS ·16/01/2008 - 18:50h

AFP - Los galos son los favoritos para repetir el título ganado en Suiza hace dos años contra España.

La selección francesa parte como la principal candidata para alzarse en Noruega con una corona europea, que ya logró hace dos años en Suiza tras imponerse a España en la final, en un torneo que estará marcado por el renqueante estado, cuando no la ausencia, de algunas de las máximas estrellas del balonmano continental.

Bajas de las que no se escapa ni el conjunto dirigido por Claude Onesta, que no podrá contar en tierras escandinavas con el extremo izquierdo Michael Guigou, uno de los fijos en los esquemas del seleccionador galo, que no sabrá hasta última hora si podrá contar o no, y en qué estado, con el pivote Bertrand Gille, uno de los pilares del equipo francés.


No obstante, la variedad de recursos con los que cuenta Francia coloca a los "bleus" como el rival a batir en Noruega, con el permiso de España, Croacia, vigente campeona olímpica, o Alemania, última campeona mundial, sin olvidar a los siempre temibles daneses, rusos o la sorprendente Polonia de Bogdan Wenta.

Amparada en un férreo entramado defensivo, liderado por el jugador del Ciudad Real Didier Dinart, Francia cuenta además con un variado y efectivo juego ofensivo, en el que ocupa un lugar estelar el central Nikola Karabatic.

Sin embargo, el potencial del conjunto galo no se limita al jugador de origen serbio, sólidamente respaldado por la solvencia del portero Thierry Omeyer, los laterales Jerome Fernández y Daniel Narcisse o el explosivo extremo Luc Abalo, que recalará el próximo año en el Ciudad Real.

Las bajas merman a los campeones olímpicos 

Más problemas tendrá Croacia, vigente campeona olímpica, para cubrir la baja de todo un clásico como el extremo derecho Mirza Dzomba, aquejado de una dolencia en un pie, aunque, sin duda, la principal preocupación del seleccionador croata, Lino Cervar, se centra en el concurso o no del central Ivano Balic.

El jugador del Portland San Antonio, que se somete a un tratamiento específico en Croacia, tratará de apurar hasta la más mínima opción para estar presente en Noruega, consciente de su importancia en el juego de los balcánicos.

El liderazgo de Balic, elegido por segunda vez en su carrera mejor jugador del Mundo en 2006, tanto dentro como fuera de la pista es tal, que deja en un segundo plano a estrellas de la talla de los Lackovic, Metlicic o Vori. Pese a todo, mal harían el resto de favoritos en subestimar al conjunto croata, un equipo que lleva grabado en sus genes el carácter competitivo y ganador que ha caracterizado desde siempre a los deportistas balcánicos.

¿Dinamarca dará el salto? 

Un carácter del que ha adolecido en más de una ocasión la selección de Dinamarca, medalla de bronce en los tres últimos Europeos, así como en el pasado Mundial de Alemania 2007, que tratará de acabar en Noruega, de una vez por todas, con este estigma.

La selección danesa, el equipo "modelo" por su variedad táctica para los expertos de la Federación Europea, intentará subir por fin a lo más alto de un podio, sin renunciar a su característico estilo, basado en la fortaleza defensiva y una endiablada velocidad de movimientos en ataque, donde volverán a brillar los Knudsen, Boldsen, Christiansen y compañía

Alemania, complicado igualar su Mundial

Un trono que también tratará de alcanzar Alemania, vigente campeona Mundial, y que tras la recuperación del meta Henning Fritz, que a punto estuvo de perderse el Europeo por una lesión en el dedo meñique de la mano derecha, contará con todas sus estrellas, incluido el nacionalizado Oleg Velyky, para la cita noruega.

Un compacto equipo, cuyo rendimiento dependerá en gran medida de la permisividad arbitral, tal y como ocurrió el pasado año en Alemania, donde los teutones aprovechando su condición de anfitrión pudieron campar con los durísimos Roggisch y Preiss a la cabeza, a sus anchas.

Circunstancia que perjudicó, entre otros, a España, vigente subcampeona continental, que deberá demostrar su capacidad para superar la ausencia de los lesionados Rolando Uríos, para muchos el mejor pivote del Mundo, y el portero David Barrufet.

El Campeonato de Europa servirá también para comprobar la progresión de Polonia, segunda en el pasado Mundial de Alemania, y que volverá a estar liderada por los cañoneros Bielecki, Tkaczyk y Lijewski, sin olvidar a la siempre fiable Rusia, en la que Kokcharov volverá a jugar un papel decisivo.