Jueves, 26 de Mayo de 2011

Uno de cada 5 adultos jóvenes EEUU tendría presión arterial alta

Reuters ·26/05/2011 - 15:17h

Por Julie Steenhuysen

Cerca de uno de cada cinco adultos jóvenes de Estados Unidos tendría presión arterial elevada, informaron investigadores en un estudio que sugiere que el problema de la hipertensión está más expandido de lo que se piensa.

La hipertensión es fácil de prevenir y tiene bajo costo tratarla a través de la dieta, el ejercicio y los fármacos, pero en Estados Unidos es la segunda causa de muerte.

El Instituto de Medicina, parte de la Academia Nacional de Ciencias que suele realizar estudios para el Gobierno, declaró el año pasado la presión alta como una "enfermedad negada" que cuesta al sistema sanitario estadounidense 73.000 millones de dólares al año.

Los últimos hallazgos de un equipo de la University of North Carolina están en fuerte contraste con un estudio del Gobierno federal que sugirió que sólo el 4 por ciento de los adultos jóvenes tendría hipertensión, una condición que eleva el riesgo de accidente cerebrovascular y ataque cardíaco.

Ambos estudios usaron la misma definición de hipertensión: una lectura de la presión sanguínea de 140/90 milímetros de mercurio o más. La presión normal se ubica por debajo de los 120/80.

"Los hallazgos son importantes porque indican que muchos adultos jóvenes corren riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca, aunque desconocen que tienen hipertensión", dijo Quynh Nguyen, doctora de la University of North Carolina cuyo estudio fue publicado en la revista Epidemiology.

Los investigadores no estudiaron por qué los números estarían en aumento ni relacionaron los resultados con el consumo de sodio, uno de los principales factores de la presión arterial alta.

Los funcionarios de salud estadounidenses consideran que el estudio es una señal preocupante, pero son cautelosos de aceptar los nuevos resultados hasta que no sean confirmados por otros estudios.

"Lo que tenemos es una nueva observación y tenemos que examinar por qué los números dieron así", dijo el doctor Steven Hirschfeld, del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano, parte de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

"Este estudio por sí solo no debería llevarnos a una revisión de la política de salud (...) Es sólo una señal que tenemos que examinar con más detalle", añadió.

Kathleen Mullan Harris, de la University of North Carolina y directora del estudio, dijo que los resultados pueden ser diferentes pero que el mensaje es claro.

"Los adultos jóvenes y los profesionales médicos a los que consultan no deberían asumir que no son lo suficientemente grandes como para tener presión arterial elevada. Esta es una condición que genera enfermedad crónica, muerte prematura y tratamiento médico costoso", indicó Harris en un comunicado.

La hipertensión es el principal factor de riesgo de muerte prematura en todo el mundo.