Jueves, 26 de Mayo de 2011

Eivissa sufre el incendio historiamás grave de su historia

El fuego arrasa unas 2.000 hectáreas de pinares. Un millar de personas tuvieron que ser desalojadas ayer

A. FLOTATS / AGENCIAS ·26/05/2011 - 17:00h

La isla de Eivissa padece desde la tarde del miércoles el peor incendio forestal de su historia reciente. El fuego, que al cierre de esta edición seguía fuera de control, arrasó los montes de la sierra de la Morna, un paraje de densos pinares en el norte de la isla, entre los municipios de Santa Eulàlia y Sant Joan de Labritja.Anoche el fuego ya había calcinado unas 2.000 hectáreas de superficie forestal. Se trata también del primer gran incendio del presente año en España.

Al cierre de esta edición, el fuego seguía extendiéndose sin control a lo largo de seis kilómetros y llegaba al mar en algunos puntos, avanzando hacia las localidades turísticas de la Cala de Sant Vicent y Portinatx. Fue allí donde el hotel Paradise Beach desalojó a sus 700 huéspedes, informó el conseller de Medio Ambiente en funciones del Govern balear, Gabriel Vicens. El municipio de Sant Joan de Labritja(5.477 habitantes), donde otro incendió abrasó 375 hectáreas hace un año, es el más afectado. Allí los servicios de emergencias desalojaron a 250 personas de más de cien viviendas, una urbanización y un colegio. Aun así, el fuego no había provocado ayer heridos ni daños en las casas.

Un apicultor provocó el fuego de manera accidental con un ahumador

Las llamas fueron originadas presuntamente por un apicultor aficionado de manera accidental. El hombre, de 50 años, estaba trabajando con un ahumador para espantar a las abejas de un panal. Una de las brasas cayó fortuitamente al suelo y, como no se dio cuenta, se marchó a casa, según fuentes de la Guardia Civil.

Al cabo de unas horas, sobre la una de la tarde, más de 200 personas advirtieron del incendio llamando al teléfono de emergencias 112. La columna de humo blanco que originaban las llamas era visible desde casi toda la isla. El apicultor fue arrestado horas después y ayer fue puesto a disposición judicial. El juez de guardia de Eivissa prorrogó un máximo de 72 horas la detención del hombre, acusado de un delito forestal por imprudencia grave.

La Dirección General de Emergencias decretó el nivel 2 del Plan Especial de Incendios Forestales, que se activa cuando el fuego "amenaza de manera grave y colectiva a personas y bienes", según reza el documento. Aun así, el director general de Emergencias en funciones, Jaime Col, señaló que la activación de este nivel obedece a la "magnitud" del incendio y no a "un riesgo real para las personas y las viviendas".

Las elevadas temperaturas y el viento dificultaron la extinción

Extinción complicada

En las labores de extinción participaban ayer más de 200 bomberos, forestales, guardias civiles e integrantes de Protección Civil, además de 150 agentes de la Unidad Militar de Emergencias (UME), según explicó la ministra de Defensa, Carme Chacón, que se desplazó a Eivissa. Desde el miércoles, 13 medios aéreos (seis hidroaviones, cinco helicópteros y dos aviones air-tractor),además de 30 vehículos autobomba y nodriza trabajan para controlar el fuego. Hoy se sumarán otros cien militares y dos brigadas de los Bomberos de Catalunya.

Las condiciones climatológicas, sin embargo, juegan en contra de los efectivos antiincendio. El viento, que ayer soplaba del sur a 18 kilómetros por hora, la baja humedad (46%) y el calor (más de 30 grados) complicaban la extinción del fuego. Por si fuera poco, la sierra de la Morna se encuentra en una zona forestal de difícil acceso.

El incendio podría convertirse en el más grave de las Illes Balears si se confirmara que ha superado las 2.044 hectáreas que el fuego abrasó en S'Alqueria (Mallorca) en 1992.