Jueves, 26 de Mayo de 2011

"Griñán debe liderar y tomar el timón del debate de ideas en un congreso"

Entrevista a Francisco Toscano, alcalde de Dos Hermanas. Es el regidor de la mayor ciudad que le queda al PSOE andaluz tras la debacle

RAÚL BOCANEGRA ·26/05/2011 - 08:00h

RAÚL CARO - Entrevista al alcalde reelegido de Dos Hermanas Francisco Toscano./

Francisco Toscano, alcalde de Dos Hermanas (Sevilla) desde 1983, es el único regidor del PSOE en España que ha mantenido en una ciudad la mayoría absoluta, subiendo en número de votos. Es un histórico del PSOE. Trabajó con Felipe González, a quien todavía ve de vez en cuando, en los inicios de la transición. Preocupado por los resultados electorales de su partido, fue el primero que públicamente se pronunció esta semana a favor de un congreso extraordinario.

¿Cómo ha logrado subir en votos?

Hay una relación muy estrecha entre el equipo que dirijo y la gente. Una campaña se hace a lo largo de cuatro años. La gente siempre va a valorar la cercanía. Que se les escuche y les intente atender. Eso no significa decir sí, sino razonar y explicar a una persona si una cosa se puede hacer o no.

¿Puede concretar alguna política que les haya ayudado?

Le damos mucha importancia a la actuación con los movimientos sociales. En materia de Educación, por ejemplo, no nos limitamos a lo que hace un Ayuntamiento, de mantener limpios los colegios. Nos implicamos en su construcción. Al final, los críos, los padres, viven aquí, no distinguen quién lo hace. Eso, en todos los terrenos, cultural, deportivo.

¿No han tenido problemas financieros?

Como todos, pero siempre hemos tenido un presupuesto muy austero. Los ingresos se han recortado, pero estamos más ajustados a la realidad y la masa de deuda es pequeñita. Hemos podido hacer inversiones necesarias y mantener los servicios.

"Con estos resultados, si decimos que asumimos la derrota, y a primarias, no nos hemos enterado"

¿Por qué se ha producido el bajón del PSOE? ¿Hay más que la crisis?

Las sociedades cambian para bien. Nada tiene que ver la de ahora con la que había cuando Zapatero ganó el Congreso hace doce años. Son dos mundos distintos y un partido de izquierdas tiene que ser algo vivo que se adapte a la sociedad y sea líder. Hemos dejado de conectar, los resultados son reflejo de eso. Es una derrota más allá de la prevista. Presido la Federación de Municipios y hay alcaldes de pueblos pequeños, donde un alcalde está para todo, que todavía no han digerido por qué la bofetada al PSOE se la han dado a ellos.

Usted ya pidió un congreso el pasado lunes ¿Qué le llevó a eso?

La responsabilidad es colectiva, del partido. Si con estos resultados asumes la derrota y centras la atención en algo ya predeterminado, las primarias, no nos hemos enterado de nada. A mí no me basta con que Zapatero, con todos los respetos, diga: "Asumo la derrota". Hay que escuchar a la gente del partido. El PSOE necesita revitalizarse, un congreso extraordinario que abra las puertas también a quien no nos ha votado. Debemos entender el porqué y, sobre todo, que la gente en la calle vea que no nos quedamos igual, que nos duele la derrota. Que vean que encajamos las heridas, que están ahí, pero que sabemos cicatrizarlas pensando en ellos. A quien se ha quedado en casa, hay que darle una señal de que analizamos qué ocurre.

¿Con quién no conecta el partido?

"La gente debe ver que no nos quedamos igual, que nos duele la derrota. Hay que dar una señal"

Eso es lo que hay que debatir. Hoy la sociedad es muy compleja. Los valores de solidaridad que defendemos siempre, en una sociedad más materialista y con crisis. No podemos caer en la trampa de, por un puñado de votos, no mantenerlos o como hace el PP echar a pelear a la gente con los inmigrantes. El discurso de la calidad, del bienestar social, eso también empieza a estar superado. La gente da por supuesto que una sociedad moderna tiene que tener una educación con igualdad y sanidad para todo el mundo. A lo mejor la gente tiene que comprender que eso tiene un coste. La izquierda se tiene que plantearse cómo ayudar a los asalariados de pymes y autónomos, donde está el gran tejido laboral. Son gente que no tiene representación. También debemos hablar de porqué a la juventud no se les hace atractivo el partido. Y lo que está pasando con las hipotecas, aunque haya timoratas propuestas. La gente, cuya hipoteca es su primera vivienda y que, además de perderla, sigan endeudados de por vida, son cosas que no se pueden explicar. Y como no tienen explicación, lo más que puede hacer la gente es no salir a votar, y ya es de agradecer. El partido tiene que debatir estas cosas y asumir colectivamente la derrota.

¿Es el peor momento del PSOE?

Lo es, por mucho que digan que hemos vivido malos momentos. Es el peor. Hay que rearmarse y, si hace falta, reinventarse. Los grandes cambios siempre se han hecho en congresos. El del 74, cuando se regresó a España desde la clandestinidad; el del 79, cuando se decidió que el marxismo no era la esencia del socialismo, y el del 2000, que revitalizó el partido con Zapatero.

¿Habló con algún dirigente antes de proponer el congreso?

La noche del domingo fue especial, están todos los que han trabajado en la campaña y hay que celebrar el resultado local. Pero estábamos tristes por los datos de todos lados. Tenemos que asimilar lo que la calle nos ha dicho. La respuesta no puede ser que el comité federal abra unas primarias este sábado. Tácticamente, puede ser una manera de ir rápido a una sustitución y, a lo mejor, el partido se serena, pero con eso no se recuperan votos. Hay que hacer una catarsis colectiva y preguntarnos qué ha pasado. Tenemos que abrir todas las discusiones ideológicas. No tiene sentido decir a ver quién pinta mejor. Los resultados ya han demostrado que no es un problema de Zapatero, y, por tanto, tampoco de Rubalcaba o Chacón. Tenemos que darnos cuenta de que esto no es un debate de personas. Menos tiempo se tarda haciendo un congreso que unas primarias. La diferencia es que en las primarias se debate entre blanco y negro y en un congreso se debaten ideas.

¿Debe hacerse esa reflexión también en Andalucía?

"Si los andaluces ven un ejercicio de reflexión es suficiente para que vote quien se quedó en casa"

Aunque mi secretario general de Sevilla y de Andalucía no me comprendan, lo hago mirando por Andalucía. Estamos en el límite de lo que podemos desconectar con la sociedad y apenas diéramos señales de que queremos conectar, el PSOE ganaría las elecciones en Andalucía. Serviría de revulsivo. Si los andaluces ven un ejercicio de reflexión y de respuesta es suficiente para que la parte que se ha quedado en casa, vote. Es la ventaja que tiene el congreso para Andalucía. Las decisiones se llevarán a cada rincón de España. Lo que se resuelva a nivel nacional, se asume aquí sin ningún desgaste. Aquí no vamos a estar en cuestiones personales, en temas de dirección, eso está resuelto. Y vamos a recibir aire fresco y positivo del debate nacional. Por eso, entiendo que Griñán, como secretario general, debía ser quien liderase y tomase el timón, con el peso que tiene Andalucía, del debate ideológico y de búsqueda de alternativas.

¿Confía en que finalmente se opte por el congreso?

Poco a poco va a calar. Tengo mi esperanza fundada de que el sábado se le dé un giro a esto.