Miércoles, 25 de Mayo de 2011

El Kremlin niega que vaya a abandonar el START en vísperas de la reunión entre Medvédev y Obama

EFE ·25/05/2011 - 15:18h

EFE - El presidente ruso Dmitry Medvedev (izda) y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama (dcha), en una reunión el pasado 14 de noviembre de 2010. EFE/Archivo

El Kremlin negó hoy que Moscú tenga intención de abandonar el nuevo tratado de desarme nuclear START ratificado recientemente por Rusia y Estados Unidos debido a las discrepancias sobre defensa antimisiles.

"Eso significaría que alguien no está cumpliendo el tratado y nosotros no disponemos de tal información", aseguró Serguéi Prijodko, asesor del Kremlin, según las agencias rusas.

Prijodko pidió "más paciencia a aquellos que intentan amedrentar a todo el mundo con una nueva confrontación" entre Rusia y Estados Unidos.

"Chillones como esos hay muchos, tanto entre ellos como entre nosotros", dijo el diplomático, quien añadió que aún hay tiempo para llegar a un acuerdo sobre defensa antimisiles.

Recientemente, el presidente ruso, Dmitri Medvédev, advirtió en rueda de prensa que "si Estados Unidos fuerza el despliegue de un sistema de defensa antimisiles en Europa, Rusia se reserva el derecho de abandonar el nuevo tratado START".

"El tratado (START) contiene una cláusula que indica que el desarrollo de una defensa antimisiles puede suponer la ruptura de la paridad estratégica, y el tratado podrá ser suspendido e incluso anulado", dijo.

En caso de que Rusia no consiga un acuerdo con Estados Unidos para cooperar en la defensa antimisiles, "nos veremos obligados a adoptar medidas de respuesta", indicó el presidente ruso.

"Se tratará del desarrollo de un potencial de armas nucleares de ataque, lo que será una opción muy mala", dijo.

Prijodko adelantó que Medvédev y el presidente estadounidense, Barack Obama, se reunirán mañana en la ciudad francesa de Deauville para abordar, entre otros asuntos, la aplicación del START y la cooperación antimisiles.

"Ahora hay que concentrarse en la búsqueda de un algoritmo de cooperación que no contradiga los intereses de las partes, tenga en cuenta sus inquietudes y contribuya al reforzamiento de la seguridad internacional", comentó.

Además, subrayó "la necesidad de garantizar que los potenciales antimisiles de EEUU y Rusia no serán dirigidos el uno contra el otro, lo que incluye la elaboración de criterios técnico-militares y geográficos que persuadan a las partes sobre su carácter limitado".

"La decisión de dichos asuntos exige la firma entre nuestros países de acuerdos jurídicamente vinculantes", señaló.

Rusia ha criticado en las últimas semanas tanto a la OTAN como a Estados Unidos por seguir adelante con sus planes de creación de un sistema antimisiles continental sin haber respondido aún a la propuesta planteada por Medvédev en la cumbre OTAN-Rusia de noviembre pasado en Lisboa.

Entonces, el jefe del Kremlin propuso a los países aliados un sistema antimisiles conjunto, en el que Rusia se encargaría del flanco norte continental.

Los dirigentes rusos han advertido de que si no hay acuerdo en materia antimisiles el mundo se verá abocado a una nueva carrera armamentista, similar a la protagonizada por Moscú y Washington durante la Guerra Fría.

Estados Unidos anunció recientemente que desplegaría elementos estratégicos de su nuevo escudo antimisiles en Rumanía, y el próximo en la lista podría ser Bulgaria, según la prensa.

En todo caso, Prijodko destacó hoy que las relaciones bilaterales, que vivieron su punto más bajo desde la Guerra Fría durante el último año de mandato de George W. Bush, son "intensas", tanto a nivel regional como internacional.

En particular, destacó la fluida cooperación bilateral en materia de lucha contra el terrorismo, el crimen organizado y el narcotráfico.

Medvédev y Obama, cuya llegada al poder permitió el reinicio de las relaciones entre Moscú y Washington, se reunirán en el marco de la cumbre del Grupo de los Ocho (G8) países más industrializados.