Miércoles, 25 de Mayo de 2011

Detenido el etarra Iñaki de Rentería por el secuestro de Ortega Lara

Ha sido detenido por la Guardia Civil en su localidad natal, donde se encontraba libre

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·25/05/2011 - 13:58h

AFP / DANIEL VELEZ - Momento de la detención de Iñaki de Rentería el pasado 15 de septiembre de 2000.

La Guardia Civil ha detenido al ex número uno de ETA, Iñaki de Rentería en el barrio de Behobia en Irún a raíz de nuevas pruebas que lo vinculan con el secuestro de Ortega Lara, informa Pedro Águeda. El secuestro se prolongó 532 días entre enero de 1996 y julio de 1997. La detención, que ha tenido lugar a las 13.30 horas, se produce por orden de Pablo Ruz, titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, sustituto de Garzón.

Fuentes de la lucha antiterrorista han señalado a Público que la nueva información que maneja Guardia Civil podría indicar que Iñaki de Rentería podría ser el responsable directo del comando de legales que ejecutó el secuestro de Ortega Lara. Ruz tiene previsto tomarle declaración mañana en relación con estas nuevas pruebas y de momento ha decretado el secreto de las actuaciones, informa Ángeles Vázquez. 

Fuentes de la investigación también han contado que la detención tiene que ver con unas cartas halladas en Francia dirigidas al comando y firmadas por su supuesto responsable, Gorosti. La Guardia Civil sospecha que ese alias fue utilizado por Iñaki de Rentería. 

La Audiencia Nacional había ordenado vigilancia permanente sobre De Rentería así como su prohibición de salir de España. Además, la Audiencia le exigió que facilitase la dirección de un domicilio donde pudiera ser localizado.

Pablo Ruz, sustituto de Garzón, ha ordenado su detención

La orden se produjo poco después de que la Fiscalía solicitara en un recurso de súplica la suspensión de la decisión tomada por la Audiencia Nacional sobre que no se puede juzgar al etarra por haber ordenado atentar contra el rey.

Mientras se resolvía su petición, el Ministerio Público había pedido que se aplicara una "vigilancia permanente" al terrorista, que a raíz de la decisión de la Audiencia Nacional quedó en libertad, y se reclamara su presentación diaria ante la policía o el tribunal.

'Iñaki de Rentería' abandonó a finales de abril la cárcel de Puerto I (Cádiz) después de que la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional rechazase juzgarle por ordenar el asesinato del Rey en Palma de Mallorca en 1995.

Un histórico

Nacido en Rentería el 30 de noviembre de 1955, Ignacio Gracia Arregui está vinculado a ETA desde mediados de los años 70. En 1974 huyó a Francia para evitar ser detenido por la policía que le acusaba de haber dado alojamiento en su domicilio a miembros de la organización terrorista. Posteriormente formó parte de los "comandos Bereziak" (especiales) de ETA político militar hasta que esta fracción se escindió y se paso a ETA militar en 1977.

Unos meses antes de que se produjera la fusión de los Bereziak con ETA militar, en abril de 1977, Iñaki de Rentería organizó un comando "legal" en Pamplona, pero fue detenido por la policía francesa cuando se disponía a cruzar la frontera para ponerse al frente del citado grupo. A raíz de este arresto fue encarcelado en la prisión de Bayona durante unos meses. Las autoridades francesas estuvieron considerando entonces la posibilidad de deportarlo a la Martinica, aunque posteriormente no aplicaron esta medida.

Fue detenido dos veces en Francia en los años ochenta

Tras la integración de los Bereziak en la rama "militar", Gracia quedó encuadrado en el aparato de información, encargado de controlar a los comandos y a los activistas de ETA que se ocupaban de recopilar datos sobre futuros objetivos. El dirigente etarra permaneció en este aparato durante casi una década. Durante este periodo fue detenido dos veces por la policía francesa, en 1982 y 1984, quedando en libertad en ambas ocasiones. A raíz de la captura de Santi Potros, en 1987, la justicia francesa dictó una orden de busca y captura.

Posteriormente, Gracia Arregui estuvo integrado en el aparato político de ETA, dependiendo de José Luis Alvarez Santacristina, Txelis. En 1991, Gracia se encargó de recoger en un bar denominado Arcángel, próximo a una estación de ferrocarril de París, a Felipe San Epifanio, poco después de que este huyera de España para evitar ser detenido.Iñaki de Rentería pasó a convertirse en uno de los máximos dirigentes de ETA tras las redadas contra los dirigentes de la organización terrorista realizadas en 1992. Primero fue la captura de los tres miembros de la Ejecutiva de ETA en Bidart, el 29 de marzo, y apenas dos meses mas tarde la captura de los sustitutos de los anteriores, Iñaki Bilbao y Rosario Picabea. Esta situación hizo posible el acceso a los puestos de máxima responsabilidad de ETA a Ignacio Gracia y a otros activistas.

Estuvo integrado en el aparato político de la banda

A partir de ese momento la pista de Iñaki de Rentería comenzó a aparecer en diversas investigaciones de la policía francesa. En febrero de 1993, la policía descubrió en la localidad de Bagnolets, próxima a París, una vivienda en la que Gracia había estado residiendo durante los años anteriores pagando un alquiler de dos mil francos mensuales. Este piso era utilizado como sede de la oficina política de ETA y para coordinar la compra de productos químicos empleados en la fabricación de explosivos.

El dirigente etarra abandonó este piso en mayo de 1992, tras la captura de los dirigentes que habían sustituido a la cúpula de Bidart y de la infraestructura que ETA tenía en Bretaña. Antes de huir, Gracia ordenó a colaboradores franceses que ocultaran los archivos de la oficina política, archivos que fueron recuperados por la policía nueve meses mas tarde.

Cuando se le detuvo en el 2000, formaba parte del aparato logístico de ETA

La pista de Gracia volvió a reaparecer, realizando actividades características de jefe de comandos de ETA, tales como entrevistarse con los activistas "ilegales" para ordenarles que se integraran en comandos y atravesaran la frontera. Esto fue lo que hizo, en febrero de 1993, con Pipe San Epifanio y Gregorio Vicario Setién, a los que ordenó viajar a Barcelona para poner en marcha en esta ciudad un comando etarra. Antes de que los dos etarras cruzaran la frontera, el 5 de junio, Iñaki de Rentería volvió a entrevistarse con ellos y darles las últimas instrucciones.

Cuando fue detenido, en septiembre de 2000, era el responsable directo de todo el "aparato de logística" que sufrió un duro golpe con su captura y de varios de sus colaboradores. El fiscal francés que ejerció la acusación contra Iñaki de Rentería lo definió como un "personaje importante, curtido y respetado y considerado jefe que desde el comité ejecutivo aseguró el buen funcionamiento de la logística y su aplicación en la estrategia militar de ETA". El juicio reveló que el dirigente etarra había gastado 180 millones de pesetas para el rearme de la organización terrorista durante la tregua de 1999.