Miércoles, 16 de Enero de 2008

El Instituto Cervantes saca su primera "guía práctica" para usar bien el español

EFE ·16/01/2008 - 17:21h

EFE - La directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, durante la presentación hoy del libro "Gramática práctica del español", de María Victoria Pavón.

La directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, ha presentado hoy la "Gramática práctica del español", primera de una serie de guías concebidas para conocer bien la Lengua "en un momento dulce y de expansión, cuando 14 millones de estudiantes la están aprendiendo en el mundo".

Caffarel explicó que, más allá de la enseñanza del idioma, se hacía necesario contar con unas herramientas de contenido riguroso y fácil manejo que permitieran solventar las muchas dudas que surgen (de tipo morfológico, léxico o semántico) en torno al español.

Por eso se decidió publicar esta colección de "guías prácticas" con la editorial Espasa Calpe que inicia de este modo una línea de colaboración con el Instituto que tendrá más frutos en el futuro, según su directora, Ana Rosa Semprún.

La gramática que abre esta serie, "un libro pequeño por su tamaño pero grande por su contenido", en palabras de la directora del Cervantes, y cuyo precio es de 13,50 euros, es una guía completa y moderna -no un manual- que responde dudas de tipo teórico, descriptivo o formativo y está destinado a cualquier persona que quiera mejorar su competencia lingüística.

Su autora es María Victoria Pavón y le seguirá una guía de ortografía a cargo del profesor y lingüista Marcos Marín, de la Universidad Carlos III.

Las cuestiones normativas del idioma aluden a su uso culto. Un laísmo en una reunión familiar es algo normal que a nadie impide ser un buen hablante o un hablante culto, pero en un texto sí habría que saber evitar que eso aparezca, aclaró Pavón al comentar que "falta reflexión sobre el lenguaje".

Recordó que la norma del español es pluricéntrica y recoge realizaciones de todos los lugares donde se habla, cuando la mayoría de sus hablantes están en América.

El dequeísmo y queísmo figura por ejemplo en uno de los apartados: es correcto decir "me alegro de que" o "soy de la opinión de que" pero nunca "me alegra de que" u "opino de que" tal cosa.

"Esta no es una gramática para guardar en las estanterías, sino para tener a mano, para el uso cotidiano de cualquiera, para el estudiante y para nosotros, porque la lengua la hacemos entre todos y ni siquiera es propiedad de Víctor García de la Concha", precisó Jorge Urrutia, director académico del Instituto.

Y aclaró que "se necesita saber mucha gramática para lograr una obra de estas características", ya que la teoría queda en el trasfondo y no está visible. "Más que una gramática abreviada sería una gramática breve, que incluye lo fundamental, cuestiones a veces complejas hasta para los gramáticos, pero que tratamos de no escamotear".

Sus claves residen en "una selección rigurosa de contenidos, enfocados a un fin práctico" y en que esa información "se ordena de modo que hace fácil localizarlos", gracias a un sistema de referencias internas que permiten ir de un tema a otro, "porque la lengua es un campo inmenso y todo está interconectado", comentó Alegría Gallardo, editora del libro.

"Dar una descripción de la lengua de un modo lineal y mantener al mismo tiempo las interconexiones", ha sido, según Gallardo, "la gran tarea" de la profesora Pavón, supervisada luego por el Instituto Cervantes.

Pavón explicó que los contenidos se han organizado de modo que resulten manejables: primero se expone la estructura y mecanismos de creación de palabras, luego sus propiedades formales y el modo en que las palabras se combinan y finalmente se describen esas combinaciones.