Miércoles, 25 de Mayo de 2011

El respeto del mediocentro

Nadie le discute como la brújula de Espanyol, pese a la poca experiencia que tenía acumulada cuando el curso se inició

LADISLAO JAVIER MOÑINO ·25/05/2011 - 08:20h

Javi Márquez golpea un balón en Cornellà. zueras

La posición de mediocentro es jerárquica por definición. A los elegidos para llevar a un equipono sólo para equilibrar la pizarra los legitiman sus compañeros a través del respeto que son capaces de generar desde su criterio y su precisión en el pase. Es ley de fútbol; nadie confía el balón a un madero.

La función es delicada por responsable. Necesita tanta técnica y visión de juego como personalidad. Javi Márquez ha demostrado poseer tres de esas cuatro patas que componen a un gran mediocentro. La cuarta, la defensiva, tiene que mejorarla, pero ha logrado ser ese futbolista al que todos sus compañeros se entregan convencidos cuando hay que empezar a jugar.

Nadie le discute como la brújula de Espanyol, pese a la poca experiencia que tenía acumulada cuando el curso se inició. Eso le ha valido para sorprender el ojo de los directores deportivos, que le han votado como el mejor jugador revelación por delante de Özil o Caicedo.

Zurdo, en su segunda temporada, Javi Márquez se ha consagrado. Tiene pase corto y largo y un disparo (2 goles) que debería reivindicar con más asiduidad. Asentado ya en la categoría (29 partidos), debería enseñar más los galones que su fútbol le ha entregado para terminar de engrandecerse. Su porcentaje de pases buenos (78%) no está nada mal para un organizador que aún no ha cumplido los 50 partidos en Primera.

Noticias Relacionadas