Miércoles, 25 de Mayo de 2011

Una Liga de segunda línea

Keita es la llegada desde la segunda línea en todos los sentidos, porque nadie se incorpora como él desde la medular

GERMÁN ARANDA ·25/05/2011 - 08:10h

Keita, tras marcar un gol en el Camp Nou. efe

El campeonato de Liga del Barça era una realidad que flotaba en el aire y sólo hacía falta que alguien lo convirtiera en algo corpóreo al darle la seguridad de las matemáticas. Corría el minuto 27 de la jornada 36 en el Ciutat de Valencia, Xavi sirvió colocada una falta y Keita entró en el área para embestir como un toro el balón y encadenar a su equipo al trofeo liguero. No existía nadie mejor para bajar al barro en una época en que las primeras damas azulgrana se acicalaban ya para la final de la Champions.

Nadie mejor que el hombre silencioso y agradecido, que nunca se quejó por jugar menos esta campaña, motivo por el que Guardiola siempre parece disculparse. Keita es la llegada desde la segunda línea en todos los sentidos, porque nadie se incorpora como él desde la medular y porque es el antihéroe necesario para ganar títulos, fondo de armario para temporadas largas, gladiador en un equipo de príncipes.

El duodécimo jugador en minutos de la plantilla (con 1.635) es también el cuarto mejor en asistencias, con 12, tres de ellas acabadas en gol. Ha rematado cinco veces de cabeza en lo que va de campaña, sólo menos que Piqué. Una de ellas valió un título. Keita ha arrebatado el galardón a otro destacado número 12 como Benzema, el gato que, cuando le llegó competencia, acabó convirtiéndose en perro de presa, en segundo goleador del Madrid con 15 tantos en Liga.

Noticias Relacionadas