Miércoles, 25 de Mayo de 2011

Y Pardeza no destaca al Kun

JOSÉ MIGUÉLEZ ·25/05/2011 - 08:20h

Los directores deportivos se han puesto otra vez de acuerdo. Messi ha sido el mejor jugador de la Liga. Lo piensan, como el curso pasado, 17 de los 19 que podían asignarle su voto. Sólo Irureta, que se decantó por Cristiano, y Pardeza, que a diferencia del año anterior se ha alejado descaradamente del Barça al mostrar sus preferencias, no mencionaron al argentino. Es un ganador indiscutible, sobre todo en el juicio individual. Si la máquina perfecta del juego azulgrana ha flaqueado ligeramente con respecto a su mejor versión, la eficacia resolutiva de su máxima estrella ha crecido. Y posiblemente ambos sucesos estén conectados. El mayor triunfo de Messi sacrifica en parte la excelencia colectiva ideada por Guardiola.

Por cualquiera de los dos caminos, eso sí, el que gana es el Barça. Y eso que en esta ocasión su dominio no ha sido absoluto, como en 2009-10. Ha concedido dos apartados. Luis García se ha impuesto a Pep por un voto como el técnico que más rendimiento ha sacado de su equipo (sólo el Depor ha señalado a Mou). Y Javi Márquez ha ganado el factor sorpresa. Es un dato revelador: a diferencia de otros años, el Barça no ha enseñado ningún valor nuevo demoledor. Thiago sólo se ha dejado ver.

Salvo esas dos excepciones, más el valor de Keita como mejor actor secundario (en apretado combate con Benzema), la encuesta apunta hacia la estabilidad. Repiten Messi (jugador y delantero), Xavi (español y centrocampista), Valdés, Piqué y un partido del Barça.

Los números estratosféricos de Cristiano no han modificado apenas las opiniones: un voto a mejor jugador y tres al mejor delantero (Athletic, Racing y Atlético). Los mismos que Fernando Llorente y el Kun Agüero, finalmente el jugador de la temporada (o de su final) por el sobresalto generado tras sus ganas de marcha. Pero si detrás de sus deseos de fuga, como parece por la liturgia empleada, está el Real Madrid, su director deportivo no ha tenido mucho que ver. A Pardeza los que le gustaron fueron Rossi y Soldado