Miércoles, 25 de Mayo de 2011

El motivador

El Levante plantó cara al Barça en el Camp Nou (2-1), después de recibir ocho goles del Madrid en la Copa

SALVA TORRES ·25/05/2011 - 08:30h

Luis García protesta una jugada desde la banda. efe

El Levante plantó cara al Barça en el Camp Nou (2-1), después de recibir ocho goles del Madrid en la Copa. "El otro día nos dimos un hostión gordo, pero el equipo sabe levantarse y no va a perder nunca el camino". Ese es el estilo Luis García (Madrid, 1972): claro, directo, motivador y de sonrisa perenne. Cuando su equipo se hundió en el fondo de la clasificación tras perder con el Sevilla (4-1), volvió a dar muestras de ello. Les puso un vídeo a sus jugadores en el que se veía competir en triatlón a un padre y su hijo con parálisis cerebral. Luis García y algunos de sus pupilos lloraron tras el visionado. Fue el comienzo de la salvación liguera.

Sus segundas vueltas, desde que entrenara al Benidorm y recalara en el Levante hace tres años, suelen ser de vértigo. Y no sabe por qué. "Yo me lo pregunto también". Al equipo granota lo ascendió el pasado año, tras una remontada espectacular. Lo mismo le ha ocurrido esta temporada. Luis García le da mucha importancia al "aspecto mental". Por eso necesita tiempo, "esperar que los jugadores se conozcan".

El técnico del Levante salva al equipo con menor presupuesto

De Luis Aragonés absorbió el "carácter" y de Rafa Benítez, su "obsesión por el bloque". Luego, cada uno tiene su forma de entrenar: "Luis García es Luis García", subraya. Fiel reflejo de esa tautología es el afán de superación que trata de inculcar a sus plantillas. Lo logra "trabajando a destajo" y haciendo que la gente "se crea partícipe de algo común".

Que los directores deportivos de los clubes de Primera le hayan elegido mejor entrenador "es un honor". Eso sí: "Un poco inmerecido". Es su manera de apelar al grupo, al esfuerzo colectivo como motor del éxito. Los vídeos que suele poner a sus jugadores, "cuando dejan de creer en sí mismos", tienen similar argumento: "Luchar por la felicidad de otros".

Él lo ha conseguido en el Levante, donde ahora tiene otro gran reto: mantener al equipo en Primera por tercer año consecutivo. Sería algo histórico. Siempre y cuando el Atlético de su corazón no le tiente. "A todos nos gusta crecer, pero yo estoy contento y feliz aquí". Y de su afición al ajedrez, nada de nada. "Ha salido en Wikipedia, pero no es cierto; sé jugar y punto". Le va más el baloncesto, "ver cómo se dirigen otros equipos". La motivación, por encima de todo.

 

Noticias Relacionadas