Miércoles, 25 de Mayo de 2011

La Ley de Muerte Digna costará 22 millones

También introduce medidas, como la asistencia domiciliaria, que supondrán un ahorro

ANTONIO GONZÁLEZ ·25/05/2011 - 08:30h

Pasillo de un centro de cuidados paliativos. reyes sedano

La aplicación de la futura ley reguladora de los derechos de la persona ante el proceso final de la vida, más conocida como la Ley de Muerte Digna, tendrá un coste de 22,7 millones de euros para el Sistema Nacional de Salud (SNS), aunque también introduce medidas, como la asistencia domiciliaria, que supondrán un ahorro. La mayor parte del coste, que tendrá que ser sufragado por los servicios de salud autonómicos, se corresponde con la habilitación de nuevas camas de paliativos para garantizar el derecho de los pacientes terminales a una habitación individual. La norma, que ha sido remitida por el Gobierno a los órganos consultivos, no tendrá impacto en los Presupuestos del Estado.

En concreto, la memoria económica que acompaña al anteproyecto de ley, a la que ha tenido acceso Público, calcula que para garantizar a todos los pacientes terminales el derecho a habitación individual, para lo que se da un plazo de cinco años, será necesario habilitar 1.104 habitaciones nuevas, con un coste global de 19.320.000 euros. Esta cantidad se calcula a partir de un coste medio de 17.500 euros por cada habitación.

Habrá que preparar más de mil nuevas habitaciones de uso individual

Para hacer la estimación se parte de la hipótesis de que la mitad de las camas actuales había 2.209 camas públicas en 2009 no son individuales. No obstante, la memoria advierte de que esta estimación está hecha con "excesiva cautela", ya que "con toda seguridad el porcentaje es menor".

Apoyo emocional

Otro de los capítulos que incidirá en las cuentas públicas es el relativo a las medidas de apoyo emocional a las familias de los pacientes. En este sentido, la ley recoge actuaciones de apoyo al duelo adicionales a las ya existentes para mitigar sus síntomas. Para conseguirlo, se plantea dotar a los profesionales de formación específica sobre ayuda al duelo.

La norma supondrá formar a 11.400 profesionales en atención al duelo

Así, partiendo de la base de que hay 1.050 unidades y equipos de soporte de cuidados paliativos en el SNS, se considera que todos los dispositivos deben disponer al menos de cuatro profesionales formados en este ámbito, entre médicos, enfermeras y auxiliares. En consecuencia, y atendiendo al régimen de turnos, habría que formar a 11.400 profesionales, con un coste total de 3.420.000 euros. El cálculo se hace sobre un coste de 300 euros por cada ciclo de formación de 15 a 20 horas por profesional.

No obstante, la ley también presenta disposiciones que se traducirán en ahorro. La más relevante de todas ellas es la extensión de los cuidados paliativos domiciliarios, una alternativa que, según la memoria, "ahorra dinero al sistema sanitario".

En este sentido, se cita un estudio de la Agencia de Evaluación de Tecnología e Investigaciones Médicas de Catalunya que concluye que los enfermos terminales de cáncer que pasan el último mes de su vida recibiendo asistencia en su propio domicilio gastan un 71% menos de recursos públicos que los que reciben asistencia en un centro sanitario.