Miércoles, 25 de Mayo de 2011

El centro del éxito

El 10 del Barça abandona la banda para trascender por encima del equipo como falso 9

ENRIQUE MARÍN ·25/05/2011 - 08:00h

Zueras - Messi celebra un gol con el Barça en el Camp Nou.

Para discutir la calidad de Messi hay que pasar por la estupidez". Invirtiendo esta sentencia de Menotti, se podría decir que para elogiar la calidad del 10 del Barça no hay que pasar por la sabiduría. Basta con sentarse a mirar, sin necesidad de ver más allá de lo que el argentino hace cuando el balón va a parar a sus pies. La magia de Messi es así. Con un as siempre en la manga y sacando recursos de la chistera para encarar con ventaja la suerte suprema de este juego: el gol. No es fácil trascender en un equipo tan trascendente como este Barça. Messi lo viene haciendo en los últimos años gracias a esos otros magos como Xavi e Iniesta, aunque en el último curso su influencia ha sido aún más llamativa. Lo dicen quienes mejor conocen el fútbol de posición: desde su atalaya de falso 9, Messi ha sido más imprevisible, a costa de hacer más previsible al Barça.

Leo ha disputado 33 partidos de Liga, en los que ha marcado 31 goles. Lejos de los 40 de Cristiano, aunque su cifra de muescas se eleva hasta las 52 si se suman los de la Supercopa de España, la Copa y la Champions, de la que aún le falta la final contra el Manchester United. A esos números hay que añadir sus 19 asistencias que acabaron en gol. Con Etoo y Henry en la primera Liga de Guardiola, con Ibra e Iniesta, en la segunda, y con Pedro y Villa, en la tercera, el indiscutible Messi ha ido creciendo hasta sobresalir muy por encima de su equipo. "Leo al principio era un jugador de apariciones. Ahora maneja toda la cancha. Antes era un aventurero del orden del Barcelona, ahora su ascendencia es mayor". Así resume Menotti la evolución de su compatriota, aunque sin detenerse a valorar su nueva ubicación sobre el tablero.

Con 31 goles y 19 asistencias, la aportación de Leo es incuestionable

Con Messi y Etoo intercambiándose las posiciones en el Bernabéu y aquel histórico 2-6 como resultado, lo que empezó siendo una variante táctica de Guardiola se ha convertido en norma esta temporada. Así se lo exigió el 10 a Pep delante de todos su compañeros. Para contentar a su crack, el técnico no dudó en sacrificar a Ibrahimovic y después escorar a Villa a la izquierda. El rendimiento de Messi ha sido indiscutible, aunque sólo desde la reflexión más reposada se puede apreciar que, por contra, el Barça ha ido perdiendo chispa y repertorio colectivo.

"La diferencia de Messi está dada porque él disfruta de un orden, de un club en el que la formación lo ha acompañado desde la responsabilidad y también desde el sentido colectivo del juego", puntualiza Menotti. "Es un finalizador de un equipo que juega maravilloso. Es un enorme partícipe en la elaboración de juego con asistencias. Crece día a día. Estamos ante un fuera de serie", añade el Flaco.

A diferencia de otros goleadores, Messi no se limita a finalizar las jugadas, sino que es un elaborador de sus propios goles. En 11 partidos Messi se encargó de abrir el marcador. Ausente las dos últimas jornadas, pensando ya en Wembley, y sin ver puerta las tres anteriores, Leo ha visto alejarse a Cristiano, con quien ha mantenido un pulso personal. "El problema es que a Messi se le pide que sea la solución de todo", comenta Menotti. Sin embargo, ese es el escenario en el que mejor se desenvuelve el 10. Cuanto más le necesita su equipo, más dispuesto está a resolver por su cuenta.

Siempre asistido por Xavi e Iniesta, el argentino asume su rol de crack

En la temporada en la que Messi recibió su segundo Balón de Oro, con sus compañeros Xavi e Iniesta acompañándole en un podio que ha sido el orgullo de La Masia, el argentino se ha adjudicado también su segundo Premio Público consecutivo. Los directores deportivos no han dudado en señalarle como el mejor jugador de la Liga 2010-2011. Lejos de pasar por la estupidez, la sabiduría les asiste. Aunque con Messi, basta con sentarse a mirar, apenas hace falta ver.

Noticias Relacionadas